jueves, 25 de mayo de 2017

Otro de mis Cuentos del Amor Viril

PACO PORN STAR


El tiempo iba pasando y el desaliento de Paco crecía mientras su autoestima disminuía y se le instalaba un hierro ardiente en el pecho. Tras caducar el subsidio de desempleo hacía dos meses, ya no podía satisfacer ni el menor capricho de Carmi. Y eso que ella había reducido el tono de sus exigencias aunque sin renunciar a ellas. Hasta tres o cuatro meses atrás, Carmi solía decirle “Tienes que comprarme tal cosa o cual otra”; ahora, ya casi nunca decía “tienes”; se limitaba a decir “deberías” la mayor parte de las veces. Pero la renuncia al verbo imperativo conllevó el aumento de sus “dolores de cabeza” como pretextos y el espaciamiento de su aceptación del sexo con él. Se había distanciado, y Paco necesitaba ansiosamente recuperarla, no sólo porque la quería; también, porque su cuerpo ardía y se derretía, sobre todo de noche. .
Debía encontrar un trabajo, porque hacía tres o cuatro semanas que había decidido delinquir por ella y no había sido capaz. ¿Cómo se asaltaba una tienda? ¿Cómo se convertía uno, al menos, en ratero de gran almacén? Era muy acuciante el ayuno sexual a que lo sometía Carmi. Paco era un hombre fuerte y apasionado; poseía gran apetito erótico adobado con un fuerte atractivo viril, un apetito que ahora estaba convirtiéndose en padecimiento, un fuego que lo consumía, porque su obsesión por Carmi representaba también enorme indiferencia hacia las demás mujeres. Estaba perdiendo el control día a día. Sudaba en la cama por sus deseos insatisfechos y los sueños que por convertirse en pesadillas no le proporcionaban siquiera el desahogo de poluciones involuntarias y ya no era capaz de contener ni disimular sus erecciones en todas partes, el autobús, las colas del supermercado… En todas partes vivía del tormento al rubor. No tenía más remedio que encontrar una solución.
Revisaba meticulosamente las secciones de ofertas de trabajo de los periódicos de anuncios clasificados; muy pocas ofrecían de veras trabajo, se trataba casi siempre de anuncios de algún “sistema” para ganar dinero mediante “pequeñas inversiones” o pagando por el ingreso en determinadas páginas de internet, que al final resultaban ser fraudulentas y despiadadas incitaciones a entrar en páginas de casino, cuando no invitaciones a prostituirse. No había ninguna posibilidad de conseguir un empleo, tenía que reconocerlo. Y jamás sería capaz de emigrar, porque su obsesión de conseguir un sueldo era consecuencia de su obsesión por Carmi, ya que sus padres cubrían sus principales necesidades vitales, pues le daban todavía una cama y la comida, y a Carmi no la tendría en otro lugar. Pero tampoco sus padres estaban en condiciones de ayudarle; no podían hacerle un préstamo para ninguna iniciativa ni podían siquiera avalarle un crédito.

Padecía insomnio aunque sólo contaba veintisiete años. Siempre probaba a masturbarse a la hora de acostarse, pero le quedaba siempre tal frustración y sentimiento de soledad, que pocas veces se decidía a hacerlo.
Últimamente, cada vez que le suplicaba a Carmi lo que ella se resistía tanto a darle, se le escapaban tonos lastimeros a pesar de querer disimularlos. Estaba perdiendo la dignidad.
Tras pasar una noche de sueño alterado y pesadillas inclementes, se levantó una mañana muy temprano para revisar las ofertas de trabajo antes que nadie, no fuera a presentarse una oportunidad en la que otro se le adelantara. Tras varios repasos desalentadores, se fijó en una oferta que no había visto anteriormente: “Buscamos hombres fuertes y bien dotados, que quieran actuar en películas para adultos”. Había que escribir a una dirección de internet y mandar fotografías de cuerpo entero en slip, una de frente y otra de perfil. ¿Cómo iba a mandar por las buenas fotografías casi desnudo, a una dirección anónima? Además, no disponía del sistema digital necesario para ello. Ni se sentía capaz de actuar en una película que seguramente sería pornográfica.
Caviló sobre ese anuncio tres o cuatro días, porque lo seguían publicando mientras su desesperación crecía y su resistencia iba aflojándose. Llevaba más de una semana sin sexo con Carmi; caviló que trabajar en una película de tal clase podía actuar como sustituto y representar un alivio. Pero… ¿podía hacerlo? Por otro lado, no imaginaba que a Carmi le agradase que él tuviera esa actividad, aunque solo fuera una vez.
Pasados dos días más, con su angustia y su desolación en aumento, resolvió que no perdería nada con intentarlo. Recurriría a su primo Joaquín, que tenía ordenador y sabía mucho de informática; creía recordar que también tenía cámara de fotografía. Con lo fanático que era Joaquín de las tecnologías modernas, la cámara sería digital. No frecuentaba mucho la amistad con ese primo, porque desde la adolescencia le parecía que no era demasiado macho, pero qué otra cosa podría hacer. Lo llamó por teléfono; tras explicarle lo que necesitaba y disculparse Paco por sus silencios, Joaquín le dijo:
-Sí, con mi cámara podemos meter tus fotos en un correo de internet, pero no tengo luces ni los flashes necesarios para tomar fotos en interior. Tendríamos que buscar un lugar discreto al aire libre. Medita a ver qué sitio se te ocurre y ven a buscarme el sábado que viene a primera hora de la mañana.
Paco caviló mucho e inspeccionó con el coche los alrededores de la ciudad, para descubrir el lugar donde poder hacer esas fotos, lo que tuvo el efecto de permitirle descansar a ratos de su obsesión por Carmi y su frustración sexual. Eligió un paraje que nunca había visitado antes, y que le pareció que sería discreto. A las diez y media de la mañana del sábado siguiente, llegaron los dos primos a un soto que bordeaba el río cercano a la ciudad; un lugar muy alejado de cualquier población y distante varios centenares de metros de la carretera. Lo recorrieron durante un largo rato, a fin de que Joaquín encontrara un espacio abierto cuya iluminación considerase conveniente.

-Aquí –dijo por fin-. Desnúdate.
-Pueden vernos desde la carretera.
-¿Tú crees que la gente conduce mirando hacia el interior de los bosques como este? Además, ¿no pretendes trabajar en una película porno? ¿Te vas acojonar por quedarte en calzoncillos?
-Has dicho “desnúdate”.
-Bueno, quería decir que te quedes en slip, pero tampoco sería malo que te hicieras la foto desnudo, tratándose de lo que se trata.
-¡No jodas!
-Venga, Paco, quítate el pantalón deprisa, porque la luz cambia muy rápidamente a estas horas.
Inesperadamente, Joaquín disparó muchísimas tomas durante varios minutos mientras le pedía que se girase o adoptara ciertas posturas. Tras una toma de perfil, Joaquín preguntó:
-¿Estás empalmado?
Realmente, la prominencia del calzoncillo era llamativa.
-¡Qué va, estás loco!
-Entonces, ¿todo eso es de verdad tu polla?
Paco enrojeció. Pero al mismo tiempo sintió un ataque de vanidad que le impulsó a echar involuntariamente las caderas hacia delante. ¿Qué estaba ocurriendo? ¿Podía tener una erección porque otro hombre lo alabara? Escandalizado, se encogió de nuevo, mientras Joaquín comentaba:
-Si pretendes trabajar en el porno, deberías depilarte el cuerpo.
Estupefacto, Paco bajó la mirada para contemplarse. No tenía demasiado vello; sólo las piernas y los antebrazos eran medianamente velludos, aparte de la parte superior del pecho y el típico cordón umbilical propio de los hombres. No necesitaba depilar su cuerpo, ni ello le agradaría a Carmi.
-Tú no estás bien de la cabeza.
-Es lo que está de moda en el porno en la actualidad. Se depilan hasta la entrepierna.
-¡Qué tontería! Será en el porno gay.
Joaquín apretó los labios y tragó saliva. Le sorprendía la imprevista clarividencia de ese primo medio desconocido.
-¡Qué va! Los machos del porno hetero también se depilan.
-Pues yo no voy a depilarme. Sería la mar de asqueroso. Si les gusta como soy, al natural, estupendo. Si no, yo no soy un faraón egipcio.
Joaquín sonrió. No había tenido demasiado trato con su primo, sobre todo a partir de la adolescencia. Le estaba sorprendiendo mucho y por muchas razones y, en ese momento, supuso que Paco se había envalentonado por el comentario sobre el abultamiento de su calzoncillo, porque se lo bajó rápida y resueltamente, con movimientos muy rápidos, como si tratara de no arredrarse a medias por querer mostrarse desnudo. Casi magnetizado, Joaquín avanzó hacia él, agachado, para enfocar la magnificencia de su entrepierna.
-¿Qué haces? –se quejó Paco, pero no se movió.
-Tengo que hacerle una foto a tu polla, porque si no, cuando nos vayamos voy a creer que he tenido una alucinación. ¿Sabes que es formidable?
Paco calló. Se sonrojó al tiempo que forzaba su vientre de modo reflejo, como si quisiera que la fotografía ganase en espectacularidad.
Terminada la sesión, volvieron al domicilio de Joaquín. El ordenador estaba en su dormitorio; su primo le ofreció una silla pegada al suya, pero Paco la apartó un poco. Sentía todavía una clase de prevención que la lógica le decía que estaba injustificada; su primo no iba a intentar agredirlo sexualmente. Trató de evocar cómo era Joaquín cuando jugaban de niños; evocó que lo quería muchísimo entonces, y que el distanciamiento de la adolescencia sobrevino, sobre todo, por los comentarios de sus padres acerca de una supuesta debilidad viril. Ahora no sentía el mismo afecto por él que antaño, le parecía un extraño de quien se apartaría en cuanto tuviera lo que necesitaba. Y no se trataba de la sospecha de su homosexualidad, lo que no le importaba gran cosa, sino porque realmente se habían convertido en extraños.
-Mira, han salido muy bien –comentó Joaquín señalando la pantalla del ordenador.
A Paco le costó un poco reconocerse. A primera vista, parecían fotos de un artista de cine, tanto había cuidado Joaquín los enfoques, las luces y los ángulos. Cuando llegaron al primer plano del pene, Paco dijo:
-Esa no la puedo mandar.
-¿Por qué no? Con esto, seguro que te contratarían.
-¡Qué vergüenza! Ni pensarlo. Guárdala tú, pero no se la enseñes a nadie. Haz con ella… lo que quieras.
Enviaron las fotos por internet a la dirección que figuraba en el anuncio. Como no disponía de ordenador, Paco reseñó su dirección postal, por lo que esperó inútilmente una carta durante los siguientes diez días.
Una noche, su madre le dijo al llegar:
-Tu primo Joaquín te ha llamado unas cuantas veces esta tarde.
-¿Te dijo lo que quería?
-No ha querido. Me ha dicho que no necesitas llamarlo y que vayas sin falta esta noche a su casa.
Extrañado, Paco cenó deprisa para evitar que la madre de Joaquín lo convidara a comer y tuviera que aceptar. Mientras se cambiaba de ropa varias veces antes de decidirse, se preguntó por qué intentaba aparecer presentable; se dijo que no era lo mismo andar por la calle de día que de noche. Era jueves; no creía que su primo llegase temprano a su casa una noche de jueves, pero de todos modos fue.
El primo Joaquín fue quien le abrió la puerta.
-Menos mal que has venido. Tienes que ir por la mañana…
Joaquín se interrumpió. Su madre estaba cerca.
-Vamos a mi cuarto –continuó Joaquín-. Quiero enseñarte una cosa.
Paco lo siguió un poco escamado pero al cerrar la puerta del dormitorio tras ellos, notó que el ordenador estaba encendido.
-Como mandamos tu respuesta desde mi correo, los promotores de esas películas han respondido aquí, creyendo que sería el tuyo. Tienes que presentarte mañana por la mañana.
-A mí no me han mandado ninguna carta.
-Claro, Paco. Si mandan el correo por internet, no se preocupan de otras cosas. Lo importante es que te han respondido, aunque todavía no digan que vayan a darte el trabajo.
-Me da un reparo… me acojona un poco.
-¿Quieres que te acompañe?
Paco miró a su primo mientras reflexionaba. Se había preocupado por él, evidentemente, dándose prisa por encontrarlo para que no perdiera la oportunidad. Sin duda, quedaba algo del cariño que se habían profesado de niños.
-Sería estupendo. Contigo al lado, a lo mejor no hacen nada raro.
-Joder, Paco; parece que temieras que quieran violarte… Con lo fuerte que eres y la pinta de gallito que tienes, nadie se atrevería a provocarte, creo yo.
-Bueno, pero por si las moscas, ir acompañado será más seguro.
-Vale, estupendo, iré contigo.
El local de la cita había sido en otro tiempo un gran almacén de los ferrocarriles, de extensión enorme; el rótulo de la puerta rezaba simplemente “Productora Elazaz y Marvin”. Joaquín se había callado todo comentario al notar el cuidado que había puesto Paco para dar buena impresión. Toda su ropa debía de ser lo que él consideraba lo mejor de su ropero. Se había afeitado muy a fondo y el peinado mostraba trazas de un meticuloso trabajo de decisión y aplicación de gomina. Ahora, en el momento de entrar donde lo esperaban, decidió abogar todo lo que pudiera en su favor, puesto que consideraba a Paco algo cándido y no muy batallador.
Tuvieron que llamar a un portero automático. Al entrar, Joaquín observó la cantidad de grandes fotografías de hombres desnudos, pero Paco pareció no fijarse; se desplazaba con la cabeza gacha, como si anticipara una catástrofe. Joaquín se enterneció.
Llamado por una recepcionista muy madura, les atendió un hombre de alrededor de cuarenta años; iba en camiseta de tirantes.
-¿Los dos venís por el anuncio?
-No –respondió Joaquín-. Sólo este.
-Ah muy bien. Yo soy el productor. Ven conmigo tú solo, que tu novio te espere aquí.
Paco enrojeció.
-No es mi novio. Es mi primo, y solo no entro.
El hombre se encogió de hombros diciendo:
-Como quieras, tú mismo. Si no te importa…
Los condujo a una habitación de tamaño mediano, donde solo había un sillón de orejas en el centro, tapizado de skay rojo.
-Tú te desnudas del todo y te sientas ahí –le dijo a Paco y a continuación, a Joaquín: -Tú tendrás que quedarte de pie, pero pegado a aquella pared y sin moverte.
-¿Desnudarme del todo? -preguntó Paco con tono quejumbroso.
-¿No sabías que se trata de películas porno? Claro que tienes que desnudarte del todo; detrás de ese espejo, hay una cámara que estará filmando tu prueba, a ver cómo respondes. ¿Qué tipo de películas porno te gustan?
-No comprendo –respondió Paco, mientras Joaquín, asombrado, le daba un leve codazo.
-Tenemos que comprobar que funcionas bien –informó el productor- ¿Te gusta el sado, lo romántico, lo muy guarro, los maduros o lo juvenil?
-Me da igual.
Tras desnudarse Paco y sentarse con mucha prevención, se encendieron un foco a cada lado y, al mismo tiempo, una pantalla grande de televisión situada bajo el espejo. En seguida, comenzó una escena pornográfica donde dos hombres jóvenes hacían sexo muy apasionadamente.
-¿Qué coño es esto? –exclamó Paco.
-Seguramente, se trata de hacer películas pornográficas gay, Paco –observó Joaquín.
-¡Ni pensarlo! ¿Fíjate, cómo voy a excitarme con esa guarrería?
Contradiciendo la exclamación, el pene de Paco comenzaba a ponerse morcillón.
-Pues mírate –dijo Joaquín-, se te ha puesto grande. Empiezas a excitarte.
-Será una reacción natural, pero yo no voy a hacer esas porquerías.
Joaquín asintió con la cabeza. Reflexionó un momento antes de decir:
-El porno gay es el que más paga a los hombres. Y la mayoría de los modelos que actúan en estas películas son heterosexuales, como tú; precisamente, los buscan con pinta muy de machos, parecidos a ti, porque es lo que más vende. Y necesitan que sean muy eróticos, muy apasionados, como tú cuentas que eres, para tener la seguridad de que no sufrirán gatillazos.
-Pues yo no… -Paco calló y volvió a mirar la pantalla. ¿Sería verdad que esos hombres no eran gays? Parecían pasarlo muy bien.
-¿Qué te importa? –continuó Joaquín- Al fin y al cabo, venías dispuesto a tener sexo delante de una cámara por dinero; no hay tanta diferencia, Y de todos modos, sea gay o heterosexual, nadie de la familia va a ver esas películas. Y si necesitas ganarte un poco la vida, ganarás mucho más con el porno gay
-Pero… Imagina si la Carmi se entera…
-¿Por qué se iba a enterar? Ya que estás aquí, decídete, que no vas a perder nada.
Paco volvió a mirar la pantalla. Cerró los ojos un instante, buscando resolución en su ánimo, y de nuevo se fijó en la película. Sentía una angustiosa mezcla de impulsos, porque lo que veía lo considera repugnante, pero su cuerpo estaba respondiendo. Ver varios penes muy erectos excitaban a todo el mundo, incluidos los machos aunque fueran muy militantes, le habían dicho una vez. Ahora llevaba más de dos semanas sin sexo, Carmi se había vuelto inabordable, la masturbación le aburría mucho y la nostalgia de un orgasmo se estaba convirtiendo en apremiante. A los cinco minutos, Joaquín sonrió, porque el pene de su primo mostraba ya toda su llamativa y espléndida plenitud. Pasaron sólo unos tres minutos antes de abrirse la puerta y entrar el productor muy sonriente:
-Estupendo. Puedo darte un papel en una película que vamos hacer el lunes y el martes. No te preocupes por la ropa, porque te la proporcionaremos aquí. Vamos a firmar.
Paco se vistió deprisa, sintiendo un profundo sonrojo. No podía hacerlo, tenía que salir de ese sitio. Notando su vacilación, Joaquín le puso la mano en la espalda, empujándolo suavemente, mientras murmuraba en su oído:
-Tranquilízate. Todo está bien, primo.
El productor le dio a leer el contrato tras anotar en una casilla de la primera página, con letras de molde, el nombre de Paco. Todavía dudó este un instante, pero Joaquín, sentado a su lado, tocó su rodilla después de fijarse en lo que iban a pagarle por dos días de algo que no podía llamarse verdaderamente trabajo. Paco firmó, pero sentía gran angustia. En cuanto salieron del local, dijo:
-No voy a poder hacerlo, primo. Sería superior a mis fuerzas.
-Ya has firmado, Paco. Tratándose de la actividad que se trata, no creo que sean demasiado legalistas, pero a lo mejor podrían buscarte las cosquillas si no cumples.
-Joder. Tendré que beberme unos cuantos pelotazos antes de venir el lunes.
-No bebas, Paco. Un poco de alcohol puede estimular, pero si te pasas, ni se te empina.
-¿Podrás venir conmigo? –el tono de Paco era suplicante.
-¡Claro! Me saltaré la universidad esos dos días, no te preocupes. ¿No quieres depilarte el cuerpo?
-Ese tío no ha dicho nada. No sé… ¿tú me ayudarías?
-Por supuesto. Si quieres, te afeito yo…
Paco apretó los labios. Si era cierto lo que sospechaba hacía tiempo, sin duda Joaquín se sentiría muy complacido de hacer eso. Pero al recordar a Carmi, se dijo que no sabría improvisar una excusa si ella le daba la oportunidad de mostrarse desnudo.
-Prefiero quedarme como estoy, Joaquín. Si ese tipo no ha hecho ningún comentario sobre mi vello, será que le gusta como soy.
-Vale. El lunes iré temprano a tu casa para acompañarte. Antes, báñate con mucho cuidado y aféitate a fondo. Tus cejas… a ver.
Joaquín le puso la mano en la frente.

-Tengo que arreglarte un poco las cejas. Iré a tu casa una hora antes.
Joaquín llegó el lunes a la casa de los padres de Paco a las ocho de la mañana. En cuanto entró, se dio cuenta de que Paco, que ya estaba vestido, se había esmerado. Su pelo trigueño presentaba un corte y un peinado muy a la moda; se había puesto una camisa roja de seda que permitía apreciar su buen desarrollo muscular, y un pantalón blanco de tipo vaquero, bastante ajustado. A Joaquín le conmovió su afán de agradar a pesar de su cacareada heterosexualidad. No esperaba encontrarlo así de bien; durante el desplazamiento para llegar a su casa, había previsto que tendría que aconsejarle al respecto, pero no era necesario; además, el productor les había advertido de que él proporcionaría la ropa.
-Vamos a tu cuarto –dijo Joaquín-. Tengo que arreglarte un poco las cejas.
-No irás a depilarme como esos tíos que van como las mujeres.
-No te preocupes, primo. Sólo se trata de aclararte el entrecejo y perfilarte un poco las puntas. Unos cuantos pelillos, nada más.
En cuanto llegaron a la productora, el mismo hombre de la otra vez le dijo a Paco mientras le daba una cajita:
-Ten; desnúdate y ponte esto. Ve a prepararte en la habitación del fondo del pasillo. En seguida irá la maquilladora. ¿Quieres tomarte un Cialis?
-¿Eso qué es?
-No es necesario –atajó Joaquín- Paco no lo necesita.
-Primo, ven conmigo dijo Paco, agarrando el brazo de Joaquín.
Ya en la habitación señalada, Paco abrió la cajita antes de desnudarse. Se trataba de una especie de tanga muy pequeña. De color rojo, sin parte trasera.
-Yo no me pongo esto –dijo Paco con tono terminante.
-Te lo pondrás por muy poco rato, Paco. Recuerda que es una película porno donde estarás casi todo el tiempo desnudo; esto es para los preliminares. Se llama jock, y es la evolución sexy de una especie de suspensorio que usan los atletas en los Estados Unidos.
-¡Qué porquería! Me quedará el culo al aire.
-¿Y qué más te da?
Unos golpes en la puerta les anunciaron que la maquilladora había llegado. Para sorpresa de ambos, apenas se detuvo en el rostro de Paco; en cambio, examinó con mucha atención su cuerpo y fue aplicándole maquillaje de diferentes tonos y lápices oscuros para resaltar la musculatura del abdomen, las venas de los brazos y otros detalles. El productor abrió la puerta diez minutos más tarde.
-¿Estás listo?
Paco cogió otra vez a su primo del brazo, para dejar claro que irían juntos. El productor les precedió hasta una habitación bastante mayor, con muchas luces encendidas. El único mueble era una especie de sofá tumbona de color blanco, donde esperaba ya un muchacho desnudo, muy depilado tal como aconsejaba Joaquín, y con una dotación erecta sorprendente en un chico tan delicado. Junto a una cámara muy grande, había tres hombres. Viendo que Joaquín les seguía también, el productor le dijo:
-Pégate a aquella pared y no te muevas. Si dices algo, habla muy bajito -dirigiéndose a Paco, añadió: -Ponte de pie casi sentado en el respaldo del sofá.
En seguida, el productor fue junto a la cámara, y desde allí continuó ordenándole a Paco:
-Mueve el hombro derecho hacia la cámara y gírate un poco; haz como si descubrieras de repente que ese muchacho, que se llama Gustavo, está echado. Trata de poner cara de sorpresa.
Paco obedeció, pero exageró demasiado la supuesta sorpresa. Tras ordenar “corten”, el productor volvió a su lado de un salto.
-No abras la boca como un bobo – lo decía mientras forzaba el mentón de Paco-. Se trata de abrir un poco los ojos y mover los labios. No te equivoques ahora ni me hagas perder tiempo.
Tras volver junto a la cámara y ordenar de nuevo “acción”, está vez pareció quedar satisfecho con la expresión de Paco. La cámara continuó rodando mientras el productor iba ordenando:
-Tira de los dos elásticos del “jock” y juega con ellos… Bien. Ahora, ve bajándotelo muy lentamente… Eso, así despacio… Ahora, mueve el muslo derecho por encima del sofá y, poco a poco, ve echándote encima de Gustavo un instante, pero enderézate en seguida...
Tras mandar parar la cámara de nuevo, el productor le indicó a Paco que se retrepara en el sofá y cerrase los ojos. A la nueva orden de “acción”, sintió que el otro muchacho le besaba reiteradamente en el cuello y después le lamía los pezones; en el primer momento, esa cálida humedad le pareció desconcertante, pero poco a poco consiguió frenar su impulso de rechazarla y escapar; minutos más tarde, decidió que esa caricia no era desagradable.
-Pajéate un poco –oyó que le ordenaba el productor.
Paco obedeció, pero el pene no. Oyó algunos murmullos que no consiguió entender, y a continuación sintió que el otro muchacho comenzaba a lamerle el pene. Carmi se resistía a hacer eso; las escasas veces que había conseguido convencerla, sólo lo hacía muy brevemente; parecía repugnarle. Ahora, se admiró por lo muy experta que aquella boca era. Abrió las piernas todo lo que pudo, trató de relajarse y se representó mentalmente las escenas más tórridas que había vivido con Carmi. Unos minutos más tarde, notó que conseguía la erección, seguida de exclamaciones de los que estaban junto a la cámara. El productor le dijo con tono de aprobación.
-Muy bien, Paco. Estupendo. Mantén los ojos cerrados y deja que Gustavo lo haga todo.
El joven continuó su experto trabajo unos minutos. Inesperadamente, Paco comenzó a sentir que podía eyacular y se puso a mover las caderas con impaciencia. Los demás se dieron cuenta; Paco sintió una mano enérgica que le abrazaba fuertemente el pene, casi dolorosamente, para impedir el orgasmo.
-Aguanta -dijo el productor-. Gustavo, hazlo ahora. Paco, mantén los ojos cerrados.
Tras una nueva orden de “acción”, Paco advirtió por el sonido que el tal Gustavo le enfundaba un condón y a continuación se sentaba sobre sus muslos. En seguida, notó que el chico trataba de introducirse su pene, pero al mismo tiempo tomó consciencia de que sentía sobre el vientre el peso de la erección de Gustavo. De inmediato, su pene se contrajo.
-¡Joder! –exclamó el productor-. Y ahora, ¿qué?
Paco abrió los ojos. Era evidente que no podía hacer eso. Tenía que irse en seguida, mientras escuchaba que el productor decía con tono muy rajado:

-Eres como la mayoría de los heterosexuales; no se te empina con un tío y no eres capaz ni de penetrar; va a haber que acabar haciendo como con casi todos los que son como tú, penetrarte, que es para lo único que valéis.
Paco se alarmó tanto, que hizo ademán de disponerse a saltar del sofá y huir. Pero sonó de inmediato la voz de su primo Joaquín preguntando al productor:
-¿Puedo ponerme detrás del sofá y hablarle a Paco?
Tras dudar un momento, el productor se encogió de hombros diciendo:
-Bueno, a ver si consigues algo…; pero solamente esperaremos diez minutos más, que el tiempo aquí cuesta dinero. No creo que tu primo funcione, qué pérdida de tiempo. A ver qué puedes conseguir tú, pero habla lo más bajo que puedas. Venga, Gustavo, retoma la acción y tú, Paco, vuelve a cerrar los ojos. Acción.
Paco consideró que nadie podía describir lo que le recorría el pecho. Ni él mismo podría. Repugnancia, anhelo de cumplir, náusea, deseo de no quedar en ridículo, temor a decepcionar a Joaquín y cierta forma de parálisis; todo ello se amalgamaba en su mente formando una especie de grito desesperado. Estaba seguro de que no podía esperar nada más que redondear el fracaso. Pero comenzó a oír la voz de Joaquín, que situado detrás del sofá, debía de haberse agachado en una posición cercana a su cabeza, desde la que le llegase clara su voz en tono muy suave:
-Anda… Paco, folla; tú puedes. Siempre he sabido que eres el macho más macho y poderoso de la familia; no puedes fallar. Sé que no vas a fallar. Estoy seguro de que harás en la vida todo lo que te propongas, en cuanto te des cuenta de que la gente se detiene para verte pasar y caer a tus pies. Pues, claro que puedes. Todos estamos orgullosos de ti.
Paco escuchaba solamente la voz de su primo; todos los demás sonidos del plató enmudecieron para sus oídos. Sintió que sus ingles se relajaban y que dejaban de pesarle tanto las piernas de Gustavo sobre sus muslos. Empezaba a desaparecer el miedo.
-Siempre te he admirado –continuó Joaquín en el mismo tono acariciante y sugerente-. Y también te envidiaba. Eres todo lo que a cualquier tío de nuestra edad le gustaría ser. No es que te parezcas a Brad Pitt, pero seguramente eres el muchacho más atractivo del barrio… y de muchos kilómetros a la redonda. Y tú polla, bueno, tienes la polla más poderosa y atractiva que he visto nunca, y te confieso que he visto muchas. Nadie se quedaría indiferente viéndotela. Tú puedes, Paco. Eres poderoso…
Efectivamente, la erección volvió. Paco ansió mentalmente que Joaquín no parase de hablar. Empezó a empujar las caderas y los glúteos con fuerza, al tiempo que escuchaba que Gustavo se ponía a gemir de manera mucho más estridente que Carmi, de modo que temió que podía desinflarse de nuevo, pero Joaquín continuó, ahora en un tono un poco más alto, como queriendo vencer el sonido de la voz de Gustavo:
-Nadie pondrá en duda jamás lo muy macho que eres. Podrías cepillarte a media ciudad, y quedarte ganas de más, porque eres un volcán; ya de niño me daba cuenta. Ni puedes imaginar las veces que te adoré cuando todavía jugábamos juntos; ni te imaginas las veces que soñaba contigo y solamente éramos un par de muñequitos; pero entonces, ya era notable tu fuerza, tu pasión, tu poder…
Llegaba. Sin darse cuenta, Paco fue acompasando progresivamente sus gemidos con los de Gustavo, de modo que éste anticipó lo que iba a ocurrir. Volvió la cabeza a medias, pidiendo permiso al productor, y este asintió. Se alzó unos centímetros para que Paco saliese de él y le desenfundó con rapidez el condón. De inmediato, se produjo el orgasmo más violento que Paco recordaba; al quedar libre el pene de la opresión elástica, las tres semanas largas de ayuno sexual a que Carmi lo había sometido se convirtieron en un violento géiser islandés, que brotó generoso produciendo un surtidor impresionante.
-Magnífico –exclamó con admiración el productor.
Paco volvió en busca de la ropa, acompañado de Joaquín. Se duchó lenta y minuciosamente, porque necesitaba liberar su piel no sabía bien de qué. Tuvo que apresurarse a vestirse, porque llamaron a la puerta anunciando que el productor esperaba para pagarle.
Sin apartarse de Joaquín, Paco avanzó contento hacia la atiborrada mesa de despacho de la entrada. El productor contaba el dinero en efectivo, en billetes de cincuenta euros.
-Voy a pagarte ahora –dijo-, porque viajo esta tarde por un par de días. Pero tienes que venir mañana a las diez, para dos tomas de exteriores y el comienzo de la escena; sólo vestido. Ese pantalón estará bien, pero te quedaría mejor una camiseta azul fuerte, muy apretada. Si no tienes, tendrás preparada una por la mañana. Mañana, pregunta por Alfredo. Toma.
Puso el fajo en las manos de Paco, causándole una alegría de intensidad imprevista, pues volvía a tener dinero en el bolsillo después de mucho tiempo.
-La semana que viene, tengo otra película para ti, si te interesa. Si quieres –siguió, dirigiéndose a Joaquín-, tú también puedes actuar en esa película
Nunca había pensado Joaquín en que eso fuera posible. ¿Actuar en una película porno? No debería distraerse de los estudios, pues ya era un poco mayor porque había suspendido dos cursos. Además, no se sentía atractivo, al menos, en comparación con su primo. Con sorpresa, escuchó que este preguntaba:
-¿Actuaríamos juntos los dos?
El productor dudó un instante antes de asentir con la cabeza.
-¿Y a él le pagaría lo mismo que a mí?
-Supongo que sí, pero tendría que esforzarse.
Paco le dio un codazo a Joaquín, al tiempo que amagaba una palmada en su culo.


domingo, 7 de mayo de 2017

EL MINOTAURO Y APOLO (Cuentos del amor viril)

EL MINOTAURO Y APOLO
Ricardo leía con preocupación demasiadas noticias sobre “vigorexia”; las primeras le causaron gran alarma, preguntándose si padecería ese mal que muchos consideraban enfermedad.

Porque a punto de cumplir cuarenta años, se le consideraba una especie de fenómeno de feria, casi un monstruo, al que todos miraban por la calle pese a sus esfuerzos por no llamar la atención. Medía un metro ochenta y cinco centímetros, pesaba ciento veintitrés kilos y le resultaba muy difícil encontrar ropa apropiada. No conocía a nadie que fuera más musculoso que él; en su cuerpo se le marcaban hasta los pensamientos, con hombros cuadrados muy anchos, pectorales prominentes, nítida “pastilla de chocolate” en los abdominales, cintura estrecha para su corpulencia, profunda uve de las caderas bajo los oblicuos, muslos de toro y pantorrillas proporcionales. Pero no recordaba haber sido nunca el sujeto obsesionado de gimnasio que retrataban las noticias que alertaban sobre la vigorexia ni padecía la impotencia parcial o debilidad sexual sobre la que los médicos alertaban. Estaba seguro de que el sambenito les cuadraba mejor a unos cuantos de los jóvenes que trataba en el gimnasio, quienes no paraban de componer y estudiar sus posturas reflejadas en los grandes espejos. Él no lo hacía nunca; no sólo no sentía curiosidad, sino que imitando a los demás atletas mirando su reflejo se habría sonrojado sin remedio. Además, tales compañeros consumían en su mayoría las pastillas tan denostadas por los medios de información. Los vestuarios de los dos gimnasios que conocía en la ciudad funcionaban como centros en gran medida narcotraficantes.
Ricardo había crecido hasta el final de la adolescencia en un duro bosque maderero, sometido a esfuerzos tremendos que ni siquiera le parecían nada especial en aquellos ambientes, donde todos, adultos y adolescentes, eran hombres firmes, enteros y bragados, muy forzudos, entre los que predominaban curiosas claves de sobreentendidos y disimulos; descubría con frecuencia a sus compañeros más jóvenes masturbándose cuando decían que iban a orinar, y sabía que él también era objeto de espionaje no demasiado discreto cuando iba a hacerlo, de manera que siempre que se excusaba para mear buscaba los rincones más escondidos y oscuros. Se trataba de necesidades tan cotidianas y naturales como la comida, así que ninguno de ellos les daba importancia, porque les sobraba energía y cada árbol talado y transportado no representaba debilitamiento ni demasiado cansancio, sino aumento del vigor. Cuando Ricardo se mudó a la ciudad y comenzó a ir al gimnasio, ya estaba sumamente desarrollado. Fue objeto de admiración pasmada de culturistas y objeto de atención en la playa casi desde el principio, pero nunca había pasado más de hora y media diaria en el gimnasio. Tampoco se contemplaba en el espejo y no sentía ningún descontento con su cuerpo. Más bien, le avergonzaba un poco, en determinadas circunstancias, la aparatosidad muscular que siempre le producía rubor; era consciente de su espectacularidad física más por los comentarios de los demás, por las convocatorias de concursos a los que no quería asistir, por las lisonjas de los compañeros del gimnasio y por la insistencia de los requerimientos amorosos, que por la complaciente auto contemplación, cosa que en ningún caso se le habría ocurrido hacer. Jamás había deseado de joven parecerse a ningún atleta ni a cualquier actor de cine o de televisión; siempre se había sentido muy conforme consigo mismo. Entrenaba sobre todo porque no se sentía bien sin esforzarse físicamente a diario, pues lo había hecho desde muy niño, y su trabajo de ayudante de un fotógrafo no le exigía fuerza ni sudores. Sin embargo, los compañeros del gimnasio, el monitor y la dueña, le proponían constantemente aprovecharse de su desarrollo para progresar laboralmente, con toda clase de sugerencias, desde modelaje hasta masajes y muchas ideas que sugerían un tipo embozado de prostitución. Sólo había aceptado en una ocasión seguir un cursillo gratis de monitor personal, a cambio de una gira de demostraciones, pero no tenía ocasión de adquirir compromisos para ejercerlo, porque su trabajo le satisfacía y no le sobraba el tiempo.

Vestía ropas ampulosas que no marcaban su cuerpo. No se le habría ocurrido la idea de comprar ropa que resaltasen nada ni pantalones que se ajustaran de verdad a su cintura, porque en tal caso le apretaban demasiado en los muslos y resaltaban vergonzosamente el volumen de sus genitales. Más bien, parecía por la calle un hombre excesivamente voluminoso, casi gordo, salvo por el cincelado rostro de modelado perfecto, de mejillas hundidas, arco ciliar dibujado como si estuviese maquillado y labios sumamente sugerentes. Se le marcaban por todas partes demasiadas prominencias con la ropa común, como para no sentir gran turbación mientras se desplazaba por la ciudad. Conseguía que no le mirasen excesivamente por la calle, pero lo de la playa era otro cantar. Por mucho que lo evitara y aunque usaba bañadores anchos y nada llamativos, se formaban con frecuencia corros de admiradores que le hacían muchas preguntas y eran bastantes las mujeres que acudían a darle conversación. Aunque casi siempre se excitaba sexualmente en tales casos, sentía tanta turbación que tenía que encogerse para disimular la prominencia; le intimidaban las miradas y las expresiones de admiración, de modo que, contra lo que la gente suponía, no abundaba el sexo a dúo en su vida.
Su trabajo en el estudio fotográfico consistía sobre todo en los preparativos, colocar y ajustar los reflectores, orientar las sombrillas de los flashes tal como se le iba indicando o preparar la decoración del plató si el trabajo lo exigía. A veces, excepcionalmente, el fotógrafo le pedía que mirase una toma por el visor, seguramente para reforzar su propia seguridad, porque a Ricardo no le parecía que su jefe respetase gran cosa su opinión.
Un día, estaba decorando el set para la foto de un anuncio de calzoncillos, cuando el jefe le pidió:
-Ricardo, ¿podrías quitarte la ropa y posar donde va a estar el modelo, para ir ajustando las luces y tenerlo todo dispuesto cuando lleguen? El modelo vendrá acompañado del creativo publicitario y la estilista. Querría tomar la foto cuanto antes, sin repeticiones ni interrupciones y evitando que me incordien demasiado con sugerencias y cambios, porque más tarde tenemos otro trabajo muy duro.
No era la primera vez que Pancho se lo pedía, y Ricardo había dejado de resistirse, a pesar de que siempre se excitaba cuando lo miraban fijamente. Era un problema que no se había atrevido nunca a comentar con nadie que pudiera aclararle si se trataba de una reacción normal o demasiado extraordinaria, pero la realidad era que una simple mirada a su entrepierna causaba ese efecto, fuera cual fuese la situación o quién le mirase. En calzoncillos, permaneció casi diez minutos estático, en la postura que su jefe le indicó, esperando que ajustara la iluminación y el foco. Mediante la estratagema de divagar con la imaginación y recordar que Pancho le miraba tan sólo a través de la cámara, consiguió permanecer sin tener erección notoria. Pero, para su desconcierto, el modelo y sus acompañantes llegaron antes de tener tiempo de vestirse de nuevo, lo que produjo el endurecimiento instantáneo del pene. Notó el asombrado revuelo de las miradas de asombro y admiración, lo que hizo que se sintiera muy turbado, porque el pasmo notable y la fijeza de los ojos empeoraban la situación y hasta sintió que tenía que martirizarse para evitar un orgasmo.
Tomar la foto para un anuncio era un proceso lento y meticuloso; entre enjugar el sudor del modelo, retoques del maquillaje y correcciones de la ropa por parte de la estilista, podían emplear más de dos horas con un solo anuncio, para el que Pancho gastaba veinte o treinta placas. El modelo se despojó completamente de la ropa ante ellos, sin pedir un lugar reservado, y se ajustó el calzoncillo acariciándose reiteradamente los genitales, posiblemente para conseguir que resaltasen. Después de colocarse en el punto donde debía posar e ir corrigiendo la postura como Pancho le indicaba, Ricardo vio con fascinación que la estilista sobaba el calzoncillo por todos lados, estirando cuando observaba una arruga y hasta corrigiendo la posición del pene, si no le satisfacía la sombra que producía. A la tercera toma, Pancho lo llamó:
-Ricardo, ¿te importa mirar por el visor, mientras voy corrigiendo la posición del modelo, porque la quiero un poco diferente? Lo voy a posicionar tres cuartos de perfil, un poco virado hacia su izquierda. Pretendo que se aprecie bien la curva del pectoral izquierdo, que el pie derecho quede un poco retrasado y que su bulto no sobresalga de un modo tan exagerado que vayan a rechazar el trabajo. ¿Has comprendido?

Ricardo asintió mientras se agachaba un poco hasta encontrar la postura donde conseguir ver adecuadamente por el visor. Entonces, pudo contemplar a fondo al modelo. Era el hombre más guapo que había visto nunca. Su cuerpo era fibroso aunque no le sobraba desarrollo muscular; resultaba más deseable que nadie que hubiera contemplado últimamente. Tuvo que tragar saliva. No quería que su impresión resultase notoria a causa de la erección que volvía a sentir llegar.
Al terminar la sesión, todos tomaron un refresco. El hombre de la publicitaria daba a Pancho reiteradas indicaciones de lo que el anuncio necesitaba, mediante explicaciones prolijas e innecesarias a menos que pensara repetir la sesión; la estilista recogía sus bártulos de modo meticuloso. El modelo se acercó a Ricardo:
-Tienes un cuerpo espectacular. ¿Eres míster algo?
-No, ¡Qué va!
-Pues no tendrías competencia. ¿Eres profesional del culturismo?
-No.
-Me llamo Ernesto. ¿Cómo te llamas tú?
-Ricardo.
-¿A qué gimnasio vas, Ricardo?
Ricardo le dijo el nombre del local, muy conocido en la ciudad.
-¿Tienes entrenador personal allí?
-No, qué va. Tampoco es que me sobre el tiempo. Yo sí que hice un curso de entrenador personal.
-¿De verdad? ¿Crees que serías capaz de entrenarme para mejorar?
-No lo necesitas. Tienes buen cuerpo.
-A tu lado, soy un alfeñique.
-No, de verdad que no. Tienes unas proporciones muy buenas y no creo que necesites más para este trabajo.
-El trabajo de modelo es sólo una ayudita. Yo tengo un taller mecánico de coches que no va mal. Me encantaría aproximarme, aunque fuera sólo un poco, a un cuerpo parecido al tuyo, pero creo que sería imposible. Si no eres muy caro, me gustaría que me entrenaras.
-No sé si soy caro o barato. Nunca entrené a nadie.
-¿Hay algo que te lo impida?
-No; es que no me lo había planteado.
-Yo podría pagarte bien, al menos durante dos o tres meses. A lo mejor es suficiente para ponerme en camino.
-Tendrías que ajustarte a mi horario. Yo voy al gimnasio sobre las ocho y media de la tarde.
-De acuerdo.

Comenzaron pocos días más tarde. Resultó patente desde el principio el éxito amoroso que Ernesto gozaba, lo que a Ricardo le causaba una desazón que trataba de reprimir y disimular. Llegaba con frecuencia acompañado de muchachas muy espectaculares, que se despedían con reticencia y lo emplazaban para encontrarse más tarde. Ricardo sentía la curiosidad de saber si alguna de ellas era su novia, pero temía ponerse en evidencia y le parecía indiscreto preguntarlo; porque, además, le daba la impresión de que Ernesto fuera un mujeriego picaflor. Cuando terminaban la sesión de entrenamiento, Ricardo remoloneaba un rato entrenando bíceps o sentadillas, a fin de no coincidir en las duchas con el modelo. Pero un par de semanas después de haber comenzado, Ernesto se entretuvo al terminar y acompañó a Ricardo a las duchas cuando éste halló que se le hacía tarde.
Antes de desnudarse, esperó a que Ernesto estuviera bajo la ducha, a ver si así evitaba mostrarse demasiado. Siempre sentía la necesidad de esconder el pene además de toda su musculatura, porque todos lo miraban mucho. En cuanto se situó bajo la alcachofa de la ducha, Ernesto exclamó.
-¡Joder, Ricardo! Vaya manguera.
El rubor de Ricardo fue inmediato. Irremediablemente, el comentario y la mirada iban a producirle una erección. Cuando empezó a ocurrir, Ernesto le sopesó el pene con la palma de su mano derecha.
-No te quejarás, bandido. Seguro que follas a granel.
La erección era ya completa.
Ricardo abrevió el baño. Salió de la ducha colectiva en cuanto pudo enjuagarse y se secó y vistió apresuradamente. Vio a Ernesto secarse y vestirse parsimoniosamente, sin dar la menor impresión de sentirse turbado ni incómodo. Ricardo estaba convulsionado entre escalofríos; tenía que reprimirse casi dolorosamente para no hacer lo que el cuerpo le exigía y todos sus sentidos anhelaban. ¿Qué iba a hacer esa noche? Aparentemente sin pretenderlo, Ernesto había puesto en marcha un mecanismo que no iba a poder detener en mucho rato.
No solía repetir, porque no era demasiado exigente. Sus deseos no eran complicados ni sobraba morbosidad en su imaginación. Pero esa noche se masturbó cuatro veces.

Al día siguiente, Ernesto acudió al gimnasio con una compañía más numerosa que de ordinario, incluyendo a la estilista que le había asistido en la sesión de fotos donde se habían conocido. Con alarma, Ricardo notó que la mujer, de unos treinta y cinco años, se le acercaba dispuesta a hablar con él.
-¿Has pensado en posar?
-¿Qué? No comprendo –repuso Ricardo con desconcierto.
-Con frecuencia, salen fotos o filmaciones que necesitarían hombres con un cuerpo como el tuyo. Si tienes alguna foto, podrías dármela para estar pendiente de las posibilidades que surjan. Si no tienes fotos, puedes pedirle a tu jefe que te las hagas; si hubiera que pagarle, yo lo pagaría.
-¿Habla usted en serio?
-No me trates de usted, chico. Me llamo Gisela. Hablo muy en serio. Hace poco, necesité un cuerpo como el tuyo… bueno, a lo mejor no tan espectacular, y tuvimos que salir del paso con alguien muy inferior.
Esa noche, Ricardo recolectó las fotos que tenía en bañador o ropa de gimnasio, y las preparó para dárselas a Ernesto al día siguiente, para que se las diera a la estilista.
-Puedes follártela cuando te dé la gana –dijo el modelo confidencialmente-. Le conté de tu polla y se muere por vértela, como todas las tías que vinieron anoche conmigo.
-¡Qué vergüenza! ¿Por qué le hablas a nadie de mi pene?
-¿Por qué no? Tienes una polla fantástica; eres un fenómeno.
Ricardo vestía un pantaloncito elástico, que no podría ocultar su erección ni aunque tomara asiento en una banqueta. Se apresuró para ir al aseo. Otra vez, debió masturbarse más de una vez, a pesar de sentirse angustiado por el temor a ser sorprendido.
Pocos días más tarde, Gisela le llamó al estudio fotográfico de Nacho.
-Voy a trabajar en un spot sobre viajes al Caribe. Me han pedido un modelo guapo y musculoso, y he pesando en ti. Las fotos que me mandaste con Ernesto no son muy expresivas. ¿Puedes venir esta noche a mi casa, para que te tome varias polaroid? Ponte el calzoncillo más sexi que tengas.

Al terminar la sesión del gimnasio, Ernesto se empeñó en acompañarlo. En el asiento de copiloto del coche del modelo, aunque ni se rozaban sus piernas, la erección de Ricardo fue permanente y hubo muchos momentos en los que sintió que podía experimentar un orgasmo a causa de expresiones amables del modelo y sus ademanes de intimidad. Gisela les abrió la puerta embutida en una bata de satén amarillo pálido, muy favorecedora. Parecía más guapa.
-Ernesto, ¿no me contaste que ibas a salir esta noche con Marisa?
Comprendiendo la indirecta, el modelo se despidió. No esperó Gisela más que unos cinco minutos para dejar caer la bata y, desnuda, echarse como un alud sobre el sofá donde Ricardo estaba sentado. Este hizo lo que pudo, aunque con poco entusiasmo; pese a lo cual asistió con estupor a la cascada de convulsiones de la estilista. Cuando se dispuso a marcharse, Gisela tenía expresión de alucinación.
-Espera, tengo que hacer las polaroid.
Al despedirlo, la estilita le dijo a Ricardo que sabría si le contrataban para el spot del Caribe dentro de unas dos semanas. Desconocedor de las claves y nociones del ambiente publicitario, Ricardo se sintió incapaz de calcular si le estaría mintiendo y sólo sería un pretexto para el sexo. Si se trataba de eso, ya lo había tenido. Por lo tanto, olvidó el caso en pocos días.

-Tienes que salir conmigo una noche de estas –le dijo Ernesto una semana más tarde.
-Te aburrirías. Yo soy un tipo sencillo y nada apasionante.
-Contigo, me lo paso fenomenal. Mientras trabajo en el taller por la tarde, cuando se aproxima la hora de venir a entrenar, me muero de impaciencia. Me gustas mucho.
Ricardo calló unos minutos.
-¿De verdad? –le preguntó más tarde.
-De verdad… ¿qué?
-Que te gusto.
-Oh, claro. Eres un tío fantástico.
-Pero… estás muy solicitado por las muchachas. No necesitas ir por ahí con un incordio como yo, que te sirva de anzuelo para ligar.
Ernesto lo miró fijamente una larga pausa, durante la que parecía meditar.
-Escucha, tío. No eres un incordio. Me encantaría correrme juergas contigo y, si se presentara la ocasión, que nos follásemos a una al mismo tiempo.
Rojo y acalorado, Ricardo no podía responder. No se sentía capaz de hacer algo así sin incurrir en alguna inconveniencia. Nunca podría compartir la pasión de una mujer con ese chico que tanto le perturbaba en demasiadas ocasiones. Seguro que se le escaparían las manos.
-Mira, Ricardo. Si te ha desconcertado lo que te he dicho de sexo bi, discúlpame, Hace tiempo que sé que eres un fulano poco común, más bien demasiado… moral. Uno tiene que hacer malabares para hablarte sin escandalizarte. Pero te prometo que me encantaría que salgamos cualquier día de fiesta, aunque no hagamos eso que he dicho. ¿Qué tal el viernes?
-No es que sea demasiado moral… como dices. Yo no tengo ningún remilgo. Pero solamente soy un campesino, y siempre he sido muy tímido. Si quieres que salga contigo el viernes…
-No se trata de que salgas conmigo, sino de que salgamos juntos. Te espero el viernes en mi casa a las diez de la noche, aunque ya hablaremos de nuevo. Pero mejor que demos la cita por cerrada desde ahora mismo, ¿vale?
-Creo que te arrepentirás; soy un tío tímido, apocado y me salen los colores a todas horas.
-Pues haces mal. Con todos tus atributos… todos tus atributos, ya sabes lo que quiero decir… ganarías barbaridades aprovechándote de todo lo tuyo. Si no has decidido a estas alturas sacar partido de tu cuerpo, será porque tienes muchos prejuicios, prejuicios que yo creo que debo ayudarte a superar. Lo mismo que tú me entrenas en lo físico, a mí me gustaría entrenarte en todo lo demás, a ver si consiguiera que dejes de ser tan tímido. Tal vez logre que te des cuenta de lo mucho que tienes que ganar, antes de que sea demasiado tarde. Empezaremos las lecciones el viernes.

Ricardo dedicó el siguiente viernes un buen rato a decidir qué ponerse. Ernesto vestía siempre de un modo perfecto, espectacular. No quería desentonar, pero tampoco parecer ridículo. Yendo con él, no le desconcertaría tanto que lo mirasen. Eligió una camiseta azul ajustada, con la que solían contemplarle demasiado, y un pantalón vaquero negro claveteado, tratando de que sus genitales no abultasen ostensiblemente. Cuando Ernesto le abrió, lanzó un silbido y sonrió complacido.
-Estás perfecto; esta noche, me toca aprovecharme de ti y ligaré a granel por tu influencia.
Pero no ocurrió. Aunque no pararon de revolotear las muchachas y las no tan jóvenes a su alrededor, a las cuatro de la madrugada se marcharon solos de la última de las discotecas que Ernesto propuso. Un poco en busca de desenvoltura, Ricardo había bebido mucho más de lo se creía capaz de asimilar.
-Estoy un poco mareado –dijo en el coche en el que Ernesto le llevaba a su domicilio.
-Quédate conmigo esta noche. Yo te cuidaré. Hay sitio en mi apartamento.
-Parece muy pequeño.
-Bueno, es verdad. Es solamente un estudio. Pero además de mi cama hay un sofá cama grande y cómodo. No te preocupes más.
-Tengo que hacerte una pregunta…
-Larga, Ricardo. No te cortes.
-¿Eres gay?
Ernesto rió a carcajadas.
-Pregunta por ahí. Tengo fama de ser un donjuán irremediable.
Ricardo no se dio cuenta de que la respuesta podía ser elusiva. Llegados al apartamento, Ernesto entró en el baño, mientras Ricardo se desnudaba. Cuando se cruzó con el modelo camino del baño, Ernesto dijo:
-Pareces el minotauro.
-¿El qué?
-El minotauro es un mito griego. ¿No has oído hablar del laberinto?
-Sé lo que es un laberinto, pero no sé nada de ese tauro del que hablas.
-La palabra laberinto viene del mito. Lo que contaban los griegos es que el dios Poseidón regaló al rey de Creta un hermoso toro blanco para que lo sacrificara a fin de conservar la corona, pero al rey Minos le maravilló el animal, de manera que mandó sacrificar un toro cualquiera y guardó el que el dios del mar le había regalado. Poseidón se dio cuenta y, cabreadísimo, se vengó inspirando a una tal Parsifae un deseo tan raro, que ella se enamoró del toro blanco. Para poder joder con él, Parsifae pidió a un artista que se llamaba Dédalo que esculpiera una vaca de madera, dentro de la cual se metió ella y así consiguió ser poseída por el toro. Pero ocurrió lo más inesperado. Nació un niño con cabeza de ternero y cuerpo humano que, al crecer, se convirtió en un ser muy poderoso. El mito lo considera un monstruo, pero era un ser formidable; aunque su cabeza era de toro, su cuerpo era el más musculoso y fuerte cuerpo humano. Picasso se enamoró del personaje y le dedicó toda una serie de grabados estupendos. Pero para los griegos no cretenses era un verdadero monstruo, porque por alguna venganza que el mito no explica del todo, Minotauro exigía la entrega de siete muchachos y siete muchachas atenienses, porque comía carne humana. Se volvió tan salvaje y poderoso, que Dédalo construyó un laberinto complicadísimo donde encerrarlo de modo que no pudiera encontrar la salida. Muchos años después, Minotauro fue vencido por un joven ateniense llamado Teseo, enviado como sacrificio, al que ayudó una princesa llamada Ariadna… pero esa es otra historia. Verte así, casi desnudo y con ese paquetón tan extraordinario, me hace pensar en Minotauro.
Ricardo cerró la puerta del baño con pestillo. Tenía que masturbarse.

Salir juntos los viernes se convirtió en una costumbre. Ricardo no caía en la cuenta de que las lecciones de Ernesto daban resultado e iba volviéndose más espontáneo. Sí advirtió que se había creado un círculo de conocidos y admiradoras que lo festejaban mucho cuando llegaba a cada uno de los locales que a Ernesto le gustaba frecuentar. No era raro que después se quedara a dormir en el apartamento del modelo, aunque no sintiera mareo. Habían pasado cinco o seis semanas desde la primera salida en conjunto, cuando de nuevo Ricardo se vio obligado a abusar un poco del alcohol, abrumado por las insistentes invitaciones.
En cuanto llegaron al apartamento, Ricardo se desnudó y cayó en el sofá cama ya preparado, despatarrado y deseando dormir. Boca abajo, notó que Ernesto dudaba, como si quisiera hablar y no se decidiera por si dormía.
-¿Ocurre algo, Ernesto?
-Para serte franco, me excita verte así, tan despatarrado.
-¿Te excita?
-Bueno, no es que te desee sexualmente. Es que, como eres tan especial, tan particular… a veces me perturba un poco mirarte. La verdad es que no sé lo que me pasa, si es que me pasa algo.
La declaración desveló a Ricardo. Se volvió boca arriba, sin temor a que su poderosa erección fuera notable. Dijo muy bajo:
-Estuve buscando en internet mitos griegos para leer sobre el tal Minotauro, y me encontré con uno que me recordaba a ti. Se llama Apolo.
-¡De veras! ¿Te recuerdo a Apolo, por qué?
-El mito dice que era un hombre muy guapo, y tú eres el hombre más guapo que conozco.
-¡Qué va! Tú eres mucho más atractivo que yo.
-Puede que yo sea atractivo… para alguna gente. Pero guapo, lo que se dice guapo como tú, ni comparación.
-Me acabo de ruborizar, Ricardo. Ojalá pudiera compararme físicamente contigo.
-Has progresado mucho desde que entrenas. Me contrataste para dos meses, y ya llevamos casi cuatro. Tu musculatura ha aumentado bastante y se ha reforzado una barbaridad.
-Pero mira mi brazo y mis muslos –Ernesto se acercó para rodear el bíceps de Ricardo con las dos manos-. Es curioso; he mirado revistas de culturistas en el gimnasio, y hay tíos con brazos tan poderosos como los tuyos, pero algo deformes. Los tuyos son perfectos y… los muslos son… yo qué sé. Son enormes y mira qué piernas más estéticas tienes. Ni te imaginas lo que comentan todas y todos los que vamos conociendo por ahí. Y además, lo de tu paquetón es un prodigio, porque mira, tan grande y, a pesar de la abundancia de sangre que hará falta, parece que estuviera más duro que la pata de la mesa.
Involuntariamente, Ricardo se tocó. Incontenible, el glande asomaba unos centímetros por encima del elástico del calzoncillo.
-Voy a mear –dijo.
Mientras lo hacía, evocó buena parte de su biografía. El bosque, donde todos los muchachos eran fuertes y él no parecía especial. Las sierras que necesitaban tanto esfuerzo y ya habían sido sustituidas por sierras mecánicas. Las veces que había arrastrado grandes troncos montaña abajo, cosa que muy pocos de sus compañeros conseguían hacer. Las lisonjas a su físico habían empezado en plena adolescencia, sobre todo en el pueblo más cercano, pero no se habían convertido en clamorosas hasta después de vivir en la ciudad. Sentía que había desaprovechado muchas oportunidades de practicar sexo, tanto con hombres como con mujeres, pero reconocía que no se había dado cuenta en su momento. Nunca había detectado en tantos años las alusiones veladas, hasta los últimos dos meses por la influencia y las enseñanzas de Ernesto, y ya estaba punto de cumplir cuarenta años. Ernesto había obrado el milagro; precisamente él, que lo hubiera tenido de habérselo propuesto.
La erección se estaba convirtiendo en demasiado poderosa como para conseguir orinar. El durísimo pene apuntaba a la vertical y ni siquiera conseguía forzarlo hacia el inodoro. Con cuidado de no hacer ruido, comenzó a masturbarse suavemente, para conseguir aflojarlo y poder orinar.
No tenía que hacer gran esfuerzo de imaginación ni pensar en nadie en concreto. Su cuerpo funcionaba como un mecanismo automático. Seguramente, las erecciones eran el desfogue de la exuberancia de su vitalidad y magnífica alimentación. Ocurrían constantemente, en todas las situaciones, incluyendo el tiempo que pasaba esforzándose en el gimnasio, lo que solía disimular encogiéndose en un banco, modificando la rutina que ejecutara en ese momento, a fin de enmascarar el bulto. Solamente tenía que realizar algún esfuerzo a causa del tamaño, que dificultaba la inmediatez del orgasmo. Ahora, comenzaba a sudar. Como todo atleta, sudaba copiosamente; estaba esforzándose mucho, con impaciencia y preocupado por la posibilidad de hacer algún ruido que alertara a Ernesto, porque, además, solía jadear durante los orgasmos.
Apretó fuertemente los párpados, impulsando las caderas hacia adelante. Iba a llegar, por lo que se preparó para apretar los labios con objeto de que no sonaran sus gemidos.
En ese momento, sintió que una mano abrazaba su pene y lo agitaba con rapidez, aunque delicadamente. Era la mano de Ernesto. En cuanto abrió los ojos para mirarlo, llegó el orgasmo. A pesar de las sacudidas y los chorros que caían en el inodoro, Ernesto prosiguió. A Ricardo le pareció que no encontraría inoportuno que le diera un beso en los labios.

martes, 28 de marzo de 2017

HISTORIAS DEL AMOR VIRIL. LUIS MELERO

EL PRODIGIO DE ALÍ

Elías y Juan Manuel habían iniciado a la vez la carrera cinematográfica cuando todavía eran adolescentes. Durante los comienzos de pensiones baratas y bocadillos de salchichón por el centro de Madrid, entre confidencias y sueños compartidos, ambos creían tener una brillante vida de actor por delante, iban a ser famosos con toda seguridad y a lo mejor hasta conseguían que se les abriera un postigo en Hollywood. Pero aparte de los trabajos de extra que lograron juntos los primeros años, sólo Elías llegó a interpretar algunos papeles de cierta relevancia que, con altibajos, le permitieron sobrevivir veinte años, durante los que, entre pocas mieles y muchas hieles, tuvo que ir asumiendo a duras penas que la actuación no era lo suyo.
Entre serios disgustos, algunas evasiones de los caseros y muchos ayunos involuntarios, la frustración y el desánimo le hicieron recordar poco a poco algo muy importante que la ambición que lo conectaba a Juan Manuel le había hecho dejar de lado. Desde sus años escolares, solía emborronar las orillas de los cuadernos con dibujos de todo lo que tenía cerca; condiscípulos, maestros, pupitres y materiales escolares fueron modelos de excelentes ilustraciones a manera de orlas. Y seguía emborronando de adulto los libretos de cine y televisión, como un método para descargar la adrenalina sobrante y la tristeza progresiva por la convicción de que no le esperaba más destino que el de un mediocre actor de reparto, perpetuamente a la espera de lo imposible, siempre postulante y nunca realizado. Comenzó a dibujar retratos de los compañeros de reparto entre elogios inesperadamente entusiastas, y sin pretenderlo comenzó a encontrarse con algún que otro encargo pagado, aunque modestamente. Cuando ya se había convencido de que lo suyo no era ser artista de la escena, los compañeros le hicieron descubrir y le obligaron a reconocer que poseía gran talento como pintor. Artista de todos modos.

Entre tanto, durante esos mismos quince años Juan Manuel amasó una fortuna muy considerable en el negocio de la producción de espectáculos. A diferencia de Elías, carecía de otros recursos artísticos, y por ello tardó mucho menos en comprender que lo que le aguardaba delante de las cámaras no era la prosperidad. De tanto recibir negativas en las agencias, de tanto ser rechazado en los “castings”, fue aprendiendo los intríngulis, las zancadillas y puñaladas, los recursos y vericuetos del negocio, de manera que con un cierto cinismo y mucha rabia por la ilusión juvenil frustrada, supo alentar las ilusiones de los demás y convertirlas en comisiones y ganancias extraordinariamente abultadas.
Tras el matrimonio de Juan Manuel, que fue el punto de inflexión definitivo de su distanciamiento, supieron intermitentemente uno del otro, aunque con el enfriamiento progresivo de la amistad que ambos se habían jurado eterna, un enfriamiento que fue amontonando hielo sobre sus direcciones respectivas y sobre cualquier hilo telefónico que les pudiera comunicar. Juan Manuel opinaba que Elías se había vuelto demasiado arrogante para unos papelitos cinematográficos que no pasaban de mediocres y Elías hallaba que a Juan Manuel y sobre todo a su mujer, les gustaba demasiado ostentar su prosperidad, con un exhibicionismo impropio del modesto origen que ellos dos habían compartido.
Sin perder ni desdeñar jamás la nostalgia de la hermosa amistad juvenil, se detestaron mutuamente durante algunos años, presos ambos de sentimientos contradictorios, puesto que ninguno dejó nunca de interesarse por las peripecias del amigo y cada uno se mantuvo al tanto de lo que el otro hacía. Exceptuando los últimos cuatro años, tiempo en el que Elías se eclipsó completamente para Juan Manuel, quien no paró de preguntarse qué sería de "ése", pronombre pronunciado ante su mujer y los amigos comunes en alta voz con un deje de indiferencia y cierto tono despectivo, que enmascaraba en realidad la ternura preocupada y la emocionada añoranza que contenía la pregunta.
Finalmente, tuvieron una nueva oportunidad en la madurez.

Tras el último papel que había interpretado, razonablemente retribuido, Elías creyó al cobrarlo que podía ser la última oportunidad de salvarse, su trampolín para encontrar su verdadero camino. No compró ropa ni volvió a afanarse en los gimnasios para atar con imperdibles la juventud inmarcesible que se le exigía en los platós; tampoco volvió a afanarse de fiesta en fiesta en busca de contactos profesionales. Pasó tres años encerrado en un almacén que acondicionó como taller, pintando la exposición con la que esperaba alcanzar el triunfo como pintor, tiempo suficiente para que se agotara el saldo de la cuenta del banco. No lo descubrió porque le faltase el dinero para comer, puesto que con frecuencia se olvidaba de hacerlo mientras pintaba como en trance, sino porque el banco devolvió un cheque con el que había pagado los materiales en la tienda de pintura, circunstancia que le comunicaron al acudir en busca de cinco lienzos y una colección de tubos de óleo, que le denegaron.
Como un mazazo despiadado que le devolvió a la realidad, supo Elías de repente que no tenía con qué sobrevivir, porque la Seguridad Social le negó el subsidio de paro a pesar de haber pagado sumas exorbitantes durante diecisiete años, razonando la negativa en el hecho de que hubiera cotizado como autónomo. La cruel indiferencia de la funcionaria que le comunicó que no tenía más salida que la mendicidad por no haber trabajado por cuenta ajena, ni siquiera le causó dolor, sólo estupor, porque no podía creer que vivía en un país cuyos gobernantes condenaban a un hombre a la muerte por haber tenido iniciativa y autonomía y haber sido capaz de sobrevivir durante veinte años a la inseguridad permanente de la profesión de actor.
Durante algunos meses, Elías pudo vivir precariamente malvendiendo algunos de los cuadros acabados, el televisor, el equipo de música, el reloj y casi toda su ropa. Agotado todo lo vendible, volvió a hacer antesala durante dos meses más en las agencias artísticas; la tez que el ayuno y los malratos iba volviendo progresivamente macilenta, dinamitaron toda posibilidad de conseguir un papel
Incapaz de comer en un asilo ni de pedir un préstamo a nadie, Elías se encerró en el taller dispuesto a morir de inanición.

Rosa, la esposa de Juan Manuel, lo llamó a la oficina para darle el recado:
-¿Te acuerdas de aquel Elías?
-Por supuesto.
-Lo acaban de ingresar en el hospital. No ha tenido más ocurrencia que dar tu nombre como pariente más cercano, y nuestra dirección y teléfono.
-¿Que Elías está en el hospital? ¿Qué le pasa?
-Un amago de infarto. Lo descubrió por casualidad el dueño del local que usa como taller, porque ahora se dedica a la pintura. No se ha muerto por poco.
-Salgo para allá.
-Juan Manuel, ¿no estabais enfadados?
-Jamás hubo verdaderamente un enfado, Rosa. Sólo distancia.
-Pero nunca fue muy cordial con nosotros. Quiero decir contigo y conmigo juntos, a dúo. Cuando tomábamos copas los tres, de solteros, siempre me hacía sentir como si yo fuera una intrusa.
-Rosa, Elías es uno de mis mejores amigos. No, no es uno de los mejores, es el que más he querido en toda mi vida. Ahora tiene dificultades, un problema gordísimo. ¿Qué importan esas bobadas de juventud?
-Me voy a sentir un intruso -repitió Elías mientras Juan Manuel conducía el coche- ¿No crees que sea inoportuno?
-Por favor, Elías, no me ofendas. Para eso están los amigos.
-Es que... nunca llegué a intimar con Rosa, no le era simpático. De hecho, si recuerdas bien, siempre me trató como si se sintiera muy celosa, cuando tú la obligabas a que yo saliera con vosotros.
-¡Qué tontería! Ella lo veía completamente al contrario; creía que tú no la aceptabas. Desde luego, hay que ver cómo nos engañamos por no hablar con claridad. ¿Por eso fuiste apartándote de nuestras vidas en cuanto nos casamos?
Elías asintió.
-Pues estabas en un error. En aquellos tiempos, Rosa me decía con frecuencia que le daba alegría de que estuviésemos juntos casi siempre, porque así yo no me colgaría de nuestras compañeras de reparto. Hijo, con razón te fuiste convirtiendo en un muermo taciturno y más huraño que un puerco espín; si hasta daba la impresión de que el celoso fueses tú…
-Pues imagina si eso va a continuar mientras viva con vosotros…
-Rosa está de acuerdo con que te vengas a casa, no te preocupes. Te aconsejo que no te tomes en serio sus rarezas, porque a nadie le parece una persona muy cordial al principio. Pero es muy buena gente, acuérdate; es muy maternal, va a cuidarte muy bien y con nosotros estarás estupendamente, y podrás restablecerte.
Tras aparcar frente el jardín, Juan Manuel no consintió que Elías cargase las maletas.
-Déjalas en la acera. Mi hijo vendrá a recogerlas.
-¿Tu hijo? ¿Tan mayor es ya?
-Coño, Elías, hace más de diecinueve años que me casé. Alí tiene dieciocho años y Estela, casi diecisiete.
-¡Cómo ha pasado el tiempo! No puedo creer que haga más de veinte años que actuamos juntos en aquella mierda de película.
-Sí, chico; el tiempo pasa volando.

La habitación que le habían asignado disponía de una terraza cubierta, una especie de mirador que tal vez podría usar como estudio de pintura.
A la semana, Elías había recuperado las fuerzas, pero no las de antes de la crisis cardiaca, sino las de diez años atrás. La piscina de Juan Manuel, el sol en el jardín, la buena alimentación y la serenidad del ambiente familiar representaron una medicina muy eficaz, de modo que se sintió rejuvenecer; descubrió en el espejo que se había quitado un montón de años de encima sin pretenderlo.
Sin embargo, en medio de la bonanza soplaba en el debilitado corazón de Elías una tempestad, porque había surgido un problema inesperado y muy grave. Una de las razones fundamentales de esa nueva juventud, acaso la que más había influido, era la presencia casi constante de Alí.
Medio en serio, medio en broma, Juan Manuel le confesó que había llamado así a su hijo como un homenaje a su mejor amigo, dado el parecido fonético de Alí con Elías, nombre que Rosa no había aceptado. Al tiempo que preparaba la selectividad, Alí practicaba lanzamiento de jabalina, deporte con el que había ganado varias medallas. Ahora, vivía pendiente de ser seleccionado para las próximas olimpiadas. Juan Manuel había hecho instalar una especie de gimnasio en un ángulo del jardín, en la zona solada junto a la piscina, donde Alí dedicaba al atardecer largas horas a su entrenamiento de fortalecimiento muscular. Durante los frecuentes descansos, hablaba siempre con Elías.
-Mi padre ha traído tres vídeos de películas donde sales tú. ¡Tengo ganas de verte por fin!
-Son una porquería, Alí. Te vas a llevar una decepción.
-No, hombre. Por muy malas que sean, son películas y tú estás en ellas.
Elías apretó los labios. El corazón, su frágil corazón, se le desbocaba cada vez que Alí pronunciaba una de estas frases.
-Tuvo que ser espléndido trabajar en el cine -comentó el joven.
-Pasé muchos malos ratos.
-¿Y en qué trabajo no se pasan malos ratos? Por mal que lo pases, el cine es el cine. Tiene que ser fabuloso que la gente te reconozca.
-A veces, y según dónde, resulta molesto.
-Además, ligarías mogollón. Con tu pinta...
Elías comenzó a plantearse que tenía que abandonar cuanto antes el amigable cobijo de Juan Manuel; de otro modo corría el riesgo de dar alas al sentimiento que se estaba inoculando en su pecho, que invadía sus entrañas, que conquistaba cada día nuevas parcelas de su pensamiento e impregnaba sus cinco sentidos volviéndolos indiferentes e insensibles a otros estímulos. Estaba obligado a distanciarse del dios intocable que inspiraba tales emociones, pero ¿dónde ir? No tenía un euro ni familia a la que acudir.
Descubrió que debía apartar la mirada de Alí mientras realizaba sus ejercicios justo bajo su terraza, porque los ojos se le escapaban hacia las sólidas piernas cubiertas de vello castaño claro; hacia el holgado calzón de punto que, por no apretarle, revelaba más de lo conveniente; hacia el pecho donde en las proporciones juveniles comenzaba a tallarse una musculatura de campeón olímpico; hacia el cuello donde la prominente nuez saltaba en cada una de las profundas inspiraciones; hacia el mentón y los pómulos dibujados por Leonardo; hacia toda la extensión de una piel que era crema de vainilla.
-¿Por qué no entrenas conmigo? ¿No dice el médico que un poco de ejercicio te ayudaría a restablecerte?
Alí estaba en ese momento recostado en el banco de press. Elías tenía que apretar los párpados para no devorar con los ojos el pequeño ombligo recortado por los abdominales, como una rendija que se abriera a un mundo de golosinas de cuento de hadas.
-Te aburrirías, Alí. Yo no podría seguir ni remotamente tu ritmo.
-¡Qué me voy a aburrir! Me lo pasaría mejor. Venga, baja y échate aquí y no te preocupes. Le pondré muy poco peso a la barra.
-No, Alí, discúlpame: estoy un poco cansado. Quizás otro día.
Prisionero de la imposibilidad de abandonar la casa, Elías decidió cercenar toda progresión del sentimiento con la ayuda del trabajo.
-Me da mucha vergüenza pedirte más favores, Juan Manuel, pero si pudiera pintar, me sentiría menos inútil. Tengo ganas de hacer retratos de todos vosotros.
-Sería magnífico. Me gustan mucho los cuadros tuyos que he visto. ¿Crees que podrías hacernos a Rosa y a mí un cuadro grande?
-Desde luego.
-¿Cuánto tendré que pagarte?
-¡Estás loco! Lo que quería pedirte es que compres lienzos y pintura y que traigas el caballete de aquel almacén.
-Eso está hecho, hombre. Pero mira, en vez de hacernos el retrato a Rosa y a mí, lo que te agradecería es que hagas uno de Estela. Le haría mucha ilusión y sería el mejor regalo de cumpleaños.
-¿Cuándo cumple los diecisiete?
-Dentro de un mes.
-Hay tiempo suficiente. Pero no sólo haré el de Estela, también haré uno grande donde aparezcáis tú y tu esposa.
-¿Y Alí? No me gustaría que se sienta postergado.
Elías frunció los labios. ¿Podía soportar largas horas contemplando al muchacho, a solas con él en el mirador, escuchando su bien modulada voz, admirando su sensatez y derritiéndose por su educada amabilidad? ¿Sería capaz de permanecer a las puertas del paraíso sin que un viento de locura le impulsara a saltar la verja? Imaginarlo le estrujaba el corazón. Respondió con un murmullo:
-Naturalmente. A él también le haré un retrato.
-Anótame los tamaños de lienzos que necesitas y todo lo que quieras que te traigan.

Lo que llevaron al día siguiente era diez veces más de lo que Elías había pedido. En vez de un lienzo del doce, uno del catorce y otro del veinte, llegaron diez de cada tamaño, y una extravagante colección de pinceles, aceites de linaza, trementinas, óleos y paletas desechables. En lugar de su caballete, subieron los transportistas al mirador uno mucho más firme, con ambas guías graduables, el mejor y más caro que existía en el mercado. Subieron también una mesita auxiliar y tres estanterías modulares. En total, el estudio mejor equipado que podía soñar cualquier pintor, en el local más luminoso y ventilado, el más idóneo para que pintase una persona convaleciente de un percance cardiológico.
Elías se dio afanosamente a la tarea y, sin embargo, no conseguía esquivar los dardos que Alí clavaba a todas horas en su corazón.
-¿Elías? Joder, no me haces ni puto caso -gritó el joven desde abajo.
-¿Qué? -preguntó Elías sin abandonar su lugar junto al caballete, adelantando sólo un poco la cabeza para verlo por encima de la balaustrada.
-Hace lo menos cinco minutos que te estoy llamando.
-Disculpa, no me había dado cuenta.
-Mira -dijo Alí al tiempo que daba un salto para quedar en posición invertida, haciendo el pino con sólo una mano apoyada en el suelo.
En esa postura, y visto desde arriba, el ancho calzón se le había escurrido hacia las caderas, dejando al descubierto casi la totalidad de las nalgas, que incitaban a devorarlas como si fueran tiernos panes recién cocidos. En el brazo que soportaba su peso se marcaba un saludable y muy barroco laberinto de venas, que conformaban un goloso barquillo de canela relleno de helado de turrón, y el que extendía en horizontal, un prodigio de armonía, parecía reclamar ser relamido como un caramelo de café con leche, mientras la fuerza de la gravedad hacía que los pectorales parecieran prominentes dulces de algodón, lo mismo que el contenido del calzón magnificado por la postura invertida, un vaso de horchata que podía calmar su sed, la sed de toda su vida. Elías cerró los ojos.
-¿Qué te pasa? -preguntó la voz preocupada del muchacho.
-Nada.
Vio que Alí entraba precipitadamente en la casa. Pocos segundos después, llegó al mirador tras subir en un tiempo increíble los dos tramos de escalera.
-¿Te has mareado?
-No, qué va.
-Déjame ver.
Mientras el chico buscaba el latido de su muñeca, Elías se dijo que iba a encontrar, efectivamente, un pulso anormal, pero no a causa de sus problemas de salud, sino, precisamente, por el contacto de su mano. De cerca, olía a bizcocho con piñones; su piel sudorosa parecía helado de plátano y los enormes ojos verdes, clavados en los suyos con preocupación, parecían los dos caramelos de menta más grandes y dulces que hubiera visto jamás.
-Creo que necesitas tomar tu medicina.
-Ya no tomo medicinas, Alí. Los ansiolíticos producen adicción.
-Pues ahora, estoy convencido que deberías tomarlo. Tienes el pulso un poco más acelerado de la cuenta.
-No te preocupes por eso. Me pasa siempre que estoy a punto de acabar un cuadro, cuando veo que ya lo he resuelto.
Alí se plantó de pie a su lado, pegado a su hombro, para mirar el retrato de Estela; tan próximo, que recibía una transfusión de su vitalidad y Elías temió que fuese audible el golpeteo de la sangre en las venas de su cuello. El aroma de bizcocho con piñones que exudaba contenía también un rastro de nata batida y fresas.
-Es precioso -elogió Alí, apoyando la mano sobre el hombro del pintor, con lo que le inyectó una dosis masiva de vitaminas edulcoradas.
Elías sintió que las piernas le flaqueaban.
-Gracias.
-La estás sacando más guapa de lo que es en realidad.
-No digas eso, hombre. Estela es guapísima.
-Pero la estás favoreciendo. ¿También me favorecerás cuando hagas el mío?
-Tú no necesitas que se te favorezca -a Elías se le escapó el piropo y se mordió los labios
Alí sonrió con una mueca humorística. Alzó el hombro, enarcó las cejas forzando la izquierda para arriba, entrecerró los ojos y torció levemente los labios, parodiando una pose de galán de Hollywood, como el mítico retrato de Clark Gable en “Lo que el viento se llevó”.
-¿Significa eso que opinas que estoy bien tal cual? Vaya, hombre, muchas gracias. Pero no me gusta mi nariz.
-¿Qué le pasa a tu nariz?
-Las tías me dicen que la tengo un poco grande.
-Diles a esas chicas que te miren con mayor atención.
-Eso digo yo. En el equipo de atletismo, hay un montón de tíos que tienen narices mucho más grandes que la mía.
-Claro que sí. Ésa es justa la proporción de nariz que le va a tu cara. Con una más pequeña, podrías resultar menos masculino porque tus labios y tus ojos...
-¿Qué?
-No, nada.
Elías apretó los párpados para que el muchacho no detectara el impulso incontenible de beber en el torrente cristalino de su boca ni descubriera la lucha rabiosa en que tenía que debatirse para no saltar hacia la piscina turquesa de sus ojos.
-Venga, hombre, acaba lo que ibas a decir. No me dejes a medias.
La expresión del chico era ligeramente enrabietada.
-¿No serás un poco narcisista, Alí?
-¿Eso es malo?
-No necesariamente, siempre que no te pases.
-Mi padre dice que tú eras la mar de narcisista.
-¿Eso dice?
-Ayer, cuando me llevó al estadio, me contó que tenías que sacudirte a las muchachas como moscas y que muchas veces te ayudaba a esconderte de tías que estaban empeñadas en llevarte a la cama.
-Pero eso no significa que fuera narcisista. Nunca fui ni remotamente tan guapo como...
Alí le miraba inquisitorialmente a los ojos, como si quisiera traspasarle.
-¿Como yo?
-Mira, Alí, déjame pintar, que hay que dar tiempo para que seque la pintura y barnizarla antes del cumpleaños de Estela.
-Está bien, te dejo tranquilo. Pero claro que eras más guapo que yo. Todavía lo eres.

Las cosas habían cambiado demasiado últimamente. Los jóvenes encontraban natural decirle a un hombre que era guapo, se comportaban con la misma coquetería pérfida de las muchachas de antaño y no sólo no disimulaban sus atractivos y atributos, sino que los resaltaban tanto como podían.
Elías resolvió que tenía que afanarse, pintar como un poseso y acabar veinticinco o treinta cuadros en un tiempo absurdo, tan corto como su frágil resistencia. Añadiendo los retratos de la familia de su amigo con el cartel de "vendido", colgaría una exposición cuanto antes que le dotase de medios para sobrevivir lejos de ese paraíso donde no había lugar para él, porque sentía a todas horas la tentación de profanarlo, lo que le sumergía la mayoría de las noches en pesadillas horrorosas, en las que Juan Manuel aparecía como el arcángel San Miguel, con su espada de fuego, expulsándole del edén entre reproches y acusaciones de perversión.
-He hablado con un amigo que tiene una galería en el barrio de Salamanca -le dijo un atardecer Juan Manuel, mientras bebían una copa, medio recostados en las hamacas del porche-. Le hice llegar una fotografía del retrato de Estela.
-¿Qué te ha dicho?
-Que eres un retratista extraordinario. Está dispuesto a darte una exposición.
-¿Cuándo?
-En abril.
-Oh...
-¿Qué pasa?
-Faltan once meses para abril. Juan Manuel, yo necesito vender una exposición mucho antes. De hecho, ya, ahora.
-¿Por qué tanta prisa?
-Perdona, Juan Manuel. Me hablas siempre como si mi situación fuera como la tuya, cosa que te agradezco, porque de otro modo me sentiría muy miserable, pero mi realidad es la que es.
-¿Cuál es la razón de tu prisa? ¿No te sientes bien con nosotros?
-¡Coño, cómo voy a sentirme mal con vosotros! Me siento maravillosamente, pero no puedo quedarme aquí tanto tiempo.
-¿Por qué no? La habitación donde duermes llevaba lo menos dos años sin usarla nadie, porque nos sobran cinco dormitorios y tanto los familiares de Rosa como los míos prefieren los que dan al otro lado, por los paisajes, ya sabes. Tu cuarto está mucho mejor habitado por ti que amontonando polvo.
-Gracias, Juan Manuel. Sin embargo...
-¿Qué?
-Que me siento un parásito.
-Me ha dicho el galerista que el retrato de Estela, con esa calidad, no lo haría ningún pintor por menos de diez mil euros. Según esa proporción, el que nos estás haciendo a Rosa y a mí valdría más de treinta mil. Si haces el de Alí, serían en total unos cincuenta mil euros. ¿Esa es tu forma de ser parásito? Más bien tengo el sentimiento de que abusamos de ti.
-Yo...
-Mira, Elías, ¿sabes una cosa? Te quería muchísimo cuando éramos jóvenes, fuimos dos completos estúpidos por distanciarnos y ahora me he dado cuenta de que nunca he dejado de quererte. Más que si fueras mi hermano. Así que haz el favor de dejarte de monsergas, porque me hace sentir mal que digas estupideces.
-Papá -dijo Alí, que acababa de entrar en el jardín desde la calle portando varios paquetes-, me he comprado unos Calvin Klein cojonudos. Mira.
No había saludado a Elías, pero le miró a los ojos mientras soltaba los paquetes sobre el césped. Se abrió la cremallera del pantalón de lino dejándolos caer hasta sus rodillas, al tiempo que se alzaba la camiseta hasta medio pecho, haciendo estallar una burbuja de aromas como si en el jardín hubieran descargado de repente un camión repleto de frutas tropicales surtidas.
A pesar de su estado de hipnosis, Elías se dijo que Juan Manuel tenía que detectar por fuerza el aleteo anhelante de su nariz y los temblores generalizados de su cuerpo. Y, desde luego, Alí lo notaba porque lo provocaba. Naturalmente que se daba cuenta; evitaba su mirada deliberadamente mientras esbozaba una de las sonrisas más pérfidas que nadie hubiera pintado jamás. Condensaba toda la perversión del mundo bajo un disfraz algodonoso de inocencia gentil. Alí era el estallido del más bello juego pirotécnico metido en una bomba atómica. Con un sollozo atascado en la faringe, contempló el provocativo y posadamente ingenuo striptease de la escultura de yogur.
El slip negro y gris parecía haber sido confeccionado a la medida de Alí. Desde donde Elías se encontraba sentado, lo veía de medio perfil, recortada contra el verde crepuscular del césped la silueta redonda de los glúteos y el relieve vigoroso de sus genitales, sobre unas piernas que el diseñador de los calzoncillos contrataría al instante para sus anuncios.
Elías apartó la mirada con insoportable turbación, mientras el corazón le punzaba dolorosamente, como el de un adolescente enamorado.

Esa noche, a solas por fin en su habitación tras la interminable sobremesa que cada cena se prolongaba más, Elías se preguntó qué podía hacer. Tenía cuarenta y tres años, veinticinco más que Alí, pero no era ése el problema. En ninguna circunstancia podía aceptar que estaba perdidamente enamorado del hijo de Juan Manuel. No había lugar para tal sentimiento, ni siquiera en el caso inimaginable de que el chico le correspondiera, porque sólo una caricia bastaría para no ser capaz de volver a mirar nunca más cara a cara a su amigo. El sentimiento, por puro y platónico que fuese, era inmoral por el hecho de que Alí fuera hijo de quien era, no por su juventud, que también era un agravante. Tenía que huir de esa casa. ¿A dónde? ¿Con qué pretexto, si Juan Manuel había dejado las cosas tan claras?
A la mañana siguiente, abordó a Juan Manuel antes de que se marchara a la oficina.
-Oye, me he acordado esta noche de una noticia que leí el otro día en el periódico. José Luis Moreno va a comenzar a grabar una serie de televisión donde hay un personaje que estoy seguro de que yo interpretaría muy bien.
-¿Otra vez quieres volver a la interpretación? Perdona, Elías, pero eres mucho mejor pintor que actor.
-Ya lo sé. Pero necesito...
-¿Qué, dinero? ¿Cuánto necesitas?
-Ninguno. Hazme el favor de hablar con José Luis Moreno, ¿vale? Que me dé, por lo menos, la posibilidad de ir a visitarle.
-¿Por qué tanta prisa? Espera a reponerte.
-Ya me siento mucho mejor. Pero también necesito sentir que estoy en el mundo, que dispongo de autonomía.
-Vale. Voy a hablar con él en cuanto llegue a la oficina. De hecho, estuve asociado con su productora el año pasado. Todavía me debe unos euros. Pero, de verdad, Elías, creo que tendrías que dedicarte de lleno a preparar la exposición de abril. Estoy pensando en organizar una buena, para que te hagas famoso al instante.
Elías bajó los ojos. Estaba preso. Nunca iba a conseguir escapar.
Aunque Juan Manuel trató de influir, si bien que con escasa convicción, a Elías no le dieron el papel en la serie.
-No te preocupes, Elías, así está mejor -dijo Juan Manuel esa noche, en la sobremesa-. Creo que es mucho más importante que termines nuestro retrato antes de las vacaciones.
-Ya sólo me faltan ocho o diez días.
-Estupendo, porque, si no, tendría que postergar las vacaciones a julio y agosto, y Málaga no me gusta en agosto, está demasiado llena de turistas.
-¿Os vais, todos?
-Nos vamos. Tú vendrás con nosotros, a menos que prefieras quedarte aquí, en la casa.
-¿Solo?
-No, no sería buena idea. Te vendrás con nosotros. El único problema es que nuestro piso de Málaga tiene sólo tres habitaciones. ¿No te importará compartir el cuarto de Alí, verdad?
-¿Compartir el cuarto de Alí? -preguntó Elías con voz desfallecida y casi a punto de soltar un sollozo.
-No hay otra posibilidad -intervino Rosa-. Yo le he dicho a Juan Manuel que te reserve una habitación de hotel, pero no quiere.
-Además de un despilfarro tonto -dijo Juan Manuel-, resultaría la mar de incómodo. Será más fácil organizar las excursiones y las salidas a comer si estamos todos juntos.
Elías trató desesperadamente de encontrar una salida.
-¿Y los entrenamientos de Alí?
-Hombre, por supuesto que seguirá entrenándose en Málaga.
-¿No necesita quedarse en Madrid?
-¡Por supuesto que no! ¡Tiene dieciocho años! Ya tendrá tiempo de andar solo por ahí cuando vaya a las olimpiadas. Porque te van a seleccionar, ¿verdad, hijo?
-No lo des tan por seguro, papá.
-Pero has ganado todas las últimas competiciones...
-Hay un chico de Castellón que viene pegando muy fuerte. Ya veremos.

-¿Cuándo harás mi retrato? -preguntó Alí la tarde que Elías estaba barnizando el cuadro con las imágenes de Juan Manuel y Rosa.
El aroma de tutti frutti destilado por la piel juvenil vencía el fuerte olor del barniz.
-Cuando volvamos de las vacaciones -repuso Elías.
-¿Por qué no lo empiezas antes?
-Porque no quedan bien las pinceladas sobre pintura seca. Una vez que lo empiece, tendré que terminarlo sin interrupciones.
-Tengo unas ganas locas de que lo hagas. Este te ha quedado cojonudo. También has conseguido que mi padre y mi madre parezcan más guapos de lo que son, como el retrato de mi hermana. Espero que no se te haya acabado ese afán perfeccionista cuando hagas el mío.
-Pienso retratarte como un sátiro de la mitología griega.
-¿De veras?
-No, hombre. Es una broma.
-¿Y qué significa, exactamente, esa broma?
-Nada.
-¿Quieres decir que me ves como un sátiro?
-Quiero decir que...
-¿Qué?
-Nada. Por favor, Alí, déjame terminar.
-Joder, Elías, siempre lo dejas todo a medio decir. Tienes una actitud conmigo que no se corresponde con lo que mi padre cuenta de ti. Eso de que eras tan lanzado, y demás.
-Uno envejece.
-Vaya. Ahora presumes de viejo. Si puedes parecer mi hermano mayor...
Tenía una sonrisa en los labios que Elías no supo discernir si era de anhelo, esperanza, deseo, ironía o sarcasmo. Pero el brillo de los dientes blanquísimos en los labios entreabiertos era un turrón de azúcar clavado en la pulpa de un mango que justificaría trepar por el árbol más alto del mundo para saborearlo.
-¿Quieres dejarme solo de un vez? No me dejas concentrarme.
-Está bien. Me iré si me prometes hacerme un retrato mañana, simplemente un carboncillo.
-De acuerdo, lo haré. Me servirá como boceto previo del óleo.

Durante toda la mañana siguiente, Elías deseó con toda su alma que surgiera alguna clase de impedimento, una prolongación del entrenamiento en el estadio, un compromiso social, cualquier cosa; un terremoto, un diluvio, un incendio en el parque vecino... Que no se viera obligado a pasar varias horas contemplando al muchacho a solas, por favor, que Juan Manuel tuviera una ocurrencia que suspendiera la sesión, que Rosa encargase algo a Alí que le obligara a ausentarse...
Pero Alí interrumpió la apacible sobremesa:
-Bueno, Elías, ¿te sientes inspirado ya?
-¿No tienes cosas que hacer?
-Coño, Elías -intervino Juan Manuel-, cualquiera diría que no tienes ganas de retratar al chico. Con la ilusión que le hace...
-Eres un envidioso -apuntó Estela-, eso es lo que eres.
-Bueno, ¿y qué? Yo también tengo derecho a tener un retrato pintado por Elías, ¿no? ¡No vas a ser tú la reina del museo, joder!
-Es que no quiero mover el caballete hasta que se seque bien el barniz.
-¿No decías que ese barniz de aerosol seca al instante?
Elías se ruborizó.
-Sí, es verdad. Pero tenía la intención de darle otra capa.
-No hay problema -dijo Alí-. Yo bajo el cuadro al jardín y lo barnizas en el rincón del gimnasio. Allí se secará sin problemas.
Elías vio que no tenía más argumentos que oponer.
-Está bien. Bájalo. En seguida subiré a preparar las cosas.
Visto con una perspectiva mayor de lo que permitía la terraza/estudio, el retrato de Juan Manuel y Rosa resultaba espléndido. Ella lo contempló con arrobo y soltó una lágrima.
-Nunca podré agradecértelo bastante -dijo.
-¿Te gusta, de verdad? -preguntó Elías, que todavía no había conseguido superar del todo el recelo que ella le hacía sentir cuando eran jóvenes.
-Me entusiasma. Mis amigas se van a morir de envidia.
-Oye, mamá, -intervino Alí- ¿por qué no organizas una fiesta antes de las vacaciones, para que tus amigas lo vean?
-Ya lo verán cuando lo colguemos.
-Pero si lo ven antes de las vacaciones -insistió Alí-, a alguna de tus amigas se le podría ocurrir encargarle a Elías un retrato durante el verano. ¿No te vendría de perlas hacer varios cuadros pagados?
-Claro que sí -respondió Elías, sin poder disimular la mirada de veneración por el muchacho.
-¡Qué buena idea! -celebró Juan Manuel-. Empieza a prepararla ahora mismo, Rosa. Llama a la Moraleja en pleno y encarga todo lo necesario para celebrar esa fiesta el viernes, antes de que nos vayamos.
Tras los elogios y con una sensación nueva, un sentimiento prodigioso que no sabía calificar, Elías precedió a Alí escaleras arriba, inhalando con fruición el aroma de arroz con leche que lo precedía. Todavía no era consciente de ello, pero Elías había perdido el miedo.
-¿Tengo que desnudarme? -preguntó Alí.
-Déjate de bromas.
-Hablo en serio. Me gustaría que me retrates marcando pectorales. Y estoy seguro de que a ti, en el fondo, y por mucho que lo niegues, también te gustaría.
-¿Quieres parar con eso, por favor?
-¿Qué te pasa?
-Nada.
-A mí me parece una gilipollez más grande que El Escorial, pero sé que te da miedo verme desnudo.
-¿En qué te basas?
-En que desvías la mirada cuando entreno. Tú crees que no me doy cuenta, pero cuando hago press de banca te veo siempre aquí arriba, forzando la cabeza para no verme marcando paquete y enseñando los huevos que sé que casi siempre me asoman por las perneras. Tus poses resultan tan poco naturales, que se nota que son actitudes forzadas. El otro día, cuando os enseñé el Calvin Klein a mi padre y a ti, parecía que te ibas a desmayar. Sé que te produce turbación mirarme.
-Eres un jodido ególatra insoportable.
-Ya lo sé.
-¿Lo sabes?
-Me lo decían siempre en el instituto. No lo puedo evitar. Me encanta y me excita muchísimo que me miren.
Como un acto aparentemente reflejo, Alí se acarició la entrepierna. Elías advirtió con zozobra que tenía una media erección.
-Supongo que te refieres a las mujeres.
-Quien sea. Que me admiren hace que me sienta muy bien.
-Creo que cada día te conozco menos. Y tus padres, no se imaginan el vanidoso que tienen por hijo.
-¿Vanidoso? No, Elías, me siento orgulloso de mi cuerpo y de lo que hay en mi cabeza, pero basándome en realidades, no en el vacío. Esta carne está muy bien hecha, ¿no estás de acuerdo? Y he sacado la selectividad con un notable alto. ¿Te parece que soy un tío vacío?
Elías negó con la cabeza mientras tragaba saliva, porque se le había atragantado el torrente de jarabe de caramelo que fluía del joven.
-Ponte ahí, mirando hacia mi izquierda. No, gira la cabeza un poco más hacia tu derecha, que te dé algo más de sol en la cara. Así está bien.
Durante un rato, Alí permaneció estático y callado, con concentración propia de atleta a punto de batir un récord, con una sorprendente capacidad de mantenerse inmóvil como un jaguar que se dispusiera a cazar una presa, lo que facilitó que Elías consiguiese el parecido con muy pocos trazos. La del rostro de Alí era una mezcla inquietante de inocencia y fuerza, de ingenuidad y malicia; había adolescencia en su cutis aún no cubierto del todo por la barba, en el aleteo de su nariz y en la limpia luminosidad de sus ojos, pero había madurez en la determinación de sus labios y en la agudeza de su mirada. Era Adonis poseído por Atenea, Calixto influido por Celestina y el casto José seducido por don Juan. No había nada en ese rostro que no convulsionara el corazón de Elías. Por suerte, el muchacho miraba hacia otro lado y no podía leer en sus ojos.
-Yo creo que estás enamorado de mí -dijo Alí en un susurro, sin apenas mover ningún músculo de la cara.
Como si alguien hubiera descargado un camión de veinte toneladas de piedra sobre su pensamiento, Elías sintió ganas de morir, que el suelo se hundiera, desaparecer. Tenía que huir de la catarata insoportable de acíbar y almíbar que se precipitaba sobre su cabeza.
-¿No tienes nada que decir? -insistió el joven transcurridos largos minutos.
-¿Tendría que decir algo? Tú pareces ser clarividente. Lo sabes todo, ¿no? ¿Por qué habría que decirte nada, si tú estás en posesión de la verdad absoluta?
-Mira, Elías, ni soy clarividente ni me creo en posesión de la verdad, pero estoy seguro de que estás enamorado de mí y soy capaz de adivinar el dolor y la angustia insoportable que te causa sentirlo, porque soy el hijo de tu mejor amigo. ¿Me equivoco?
Elías bajó los ojos, nublados por las lágrimas. Por fin había llegado la hora impostergable de escapar. A partir de ese instante, ya no podía permanecer más en la casa. Como si el joven fuera, en verdad, capaz de leerle el pensamiento, dijo:
-¡Claro que no me equivoco! Mira, Elías, antes de seguir la conversación, quiero que me prometas solemnemente una cosa: no darle trascendencia ninguna. Que hablemos de esto no cambia nada, ni tu relación con mi padre ni la amistad que creo que ha nacido entre nosotros dos, ¿comprendes? No es nada malo sentir amor por alguien, y lo único que tú haces es amarme. Por consiguiente, tu posición en esta casa no ha cambiado ni un milímetro. No tienes por qué sentirte culpable con mi padre ni con mi madre. No quiero en modo alguno que te sientas incómodo con mi familia ni, mucho menos, conmigo. Todo va a seguir exactamente igual.
-Me desconciertas, Alí. En vez de un chico de dieciocho años, pareces una especie de duende milenario.
-¿Ves? Que me digas eso me gusta mucho, como me gusta mucho casi todo lo que me dices. Me encanta verte por aquí, esta casa nunca ha sido tan tranquila ni tan alegre como desde que tú estas. Antes, aunque los cuatro de la familia nos llevamos bien, surgían de vez en cuando discusiones sin importancia, pero, ahora que tú estás, no sé si es que nos contenemos por tu presencia o es que, en realidad, haces que nos sintamos todos más relajados. ¿Te tranquiliza lo que digo?
-Sí -musitó Elías de modo casi inaudible.
-Escucha, Elías. No puedo acostarme contigo, porque me gustan mucho las mujeres, pero me complace y me halaga muchísimo que me quieras. La verdad es que me encanta. Así que ni me tengas miedo, ni eludas mirarme ni te comportes como si yo pudiera quemarte. Y aunque yo no sienta deseos de acostarme contigo, si necesitas tocarme, hazlo; nada en mi cuerpo queda prohibido para tus manos, ¿de acuerdo?
-Eso está completamente descartado. Y el boceto está listo, así que haz el favor de dejarme solo, que tengo que pensar.
-¡Que bonito! -dijo Alí contemplando su retrato, para lo que tenía que aferrar el brazo de Elías, que trataba de impedir que lo viera-. Eres un artista verdadero y me siento orgulloso de ti. Ahora, piensa todo lo que te he dicho y como le comentes algo a mi padre, te partiré la boca y no volveré a hablarte en la vida.

Elías no consiguió dormir durante dos noches consecutivas. Después de lo que habían hablado, le costaba asimilar la naturalidad de Alí en la mesa y a todas horas. Lo que él había hablado, porque Elías sabía que había dicho muy poco y, en realidad, no había desvelado ni reconocido nada con franqueza, aunque todo lo hubiera aceptado tácitamente. Cuando subía a su habitación, tenía los ojos llenos del rostro sereno y educado del muchacho, los oídos inundados de su voz, la nariz impregnada de su aroma y toda la piel erizada por la emoción de un descubrimiento: Alí era un sujeto entero, de una pieza, su personalidad iba a ser arrolladora y su inteligencia rebasaba en mucho la media. ¡Qué bien lo había hecho Juan Manuel!
Ese amor no iba a consumarse jamás, pero le bastaba con haber conocido de cerca a un prodigio así. Amaba profundamente a Alí, el chico lo merecía y, más allá de tales realidades, todo lo demás sería tenebroso y sucio. La plenitud de ese amor exigía que jamás se consumase.

-Ya comienzan a llegar -dijo Rosa-. De aquí a veinte minutos, tendremos la casa a tope.
-¿Está todo preparado? -preguntó Juan Manuel.
-Por supuesto. El cattering que han traído es soberbio. ¿Serán suficientes seis camareros?
-Supongo que sí.
-Es que me parece que están viniendo más de los que hemos invitado.
Efectivamente, la casa y el jardín se llenaron a rebosar antes de lo previsto por Rosa. Más numerosos los mayores que sus hijos, menudeaban las celebridades de la farándula, los banqueros, los grandes promotores y algunos políticos de carreras fulgurantes. Todos estaban a punto de irse de vacaciones, algunos a países muy lejanos, y aprovechaban la oportunidad de verse las caras, como una despedida hasta los saraos que se reanudarían a finales de septiembre.
El retrato del matrimonio había sido colocado en medio del salón, sobre el caballete, que Rosa había tapizado con una cortina desechada de terciopelo gris que caía artísticamente en ondas sobre la alfombra. El conjunto parecía la obra más destacada de una exposición de museo.
-Rosa, te ha sacado guapísima -elogió una mujer de mediana edad, esposa de un financiero emergente, de quien se decía que había amasado una enorme fortuna repentina con métodos no demasiado lícitos-. ¿Es muy caro el pintor?
-Como ves, no es un principiante -eludió Rosa responder, mientras se preguntaba si Elías sería capaz de embellecer el vulgar aspecto de su interlocutora.
-Desde luego que no. ¿Crees que aceptará hacerme uno?
-Es difícil. Tendrías que ponerte a la cola, porque ya son siete amigas las que quieren que las retrate.
En realidad, sólo eran cinco, pero a Rosa le pareció que la cifra “siete” sonaría más contundente.
-Por favor, trata de influir. Querría tenerlo para octubre, para dárselo como regalo de cumpleaños a Alberto.
Rosa se preguntó si Alberto consideraría de verdad un buen regalo el retrato de la interfecta. Conteniendo la sonrisa irónica que pugnaba por aflorar a sus labios, respondió:
-Lo intentaré, pero no te prometo nada.
-Chica, es un pintor maravilloso. Te ha dado aires de reina, tu marido parece un patricio romano y el cuadro tiene magia, como si desprendiera luz; no consigo dejar de mirarlo. Me voy a enfadar muchísimo contigo si no consigues que me pinte a tiempo para el cumpleaños de Alberto.
En ningún momento a lo largo de la fiesta dejó de haber, al menos, tres o cuatro personas contemplando el cuadro.
Elías trataba de mantenerse un poco al margen. Nunca había sido capaz de comprender las nociones que caracterizaban la vida social de la gente rica, de modo que prefería no participar en las conversaciones más que lo indispensable, por temor a sus previsibles meteduras de pata a causa de la vieja militancia progre, que ahora parecía tan pasada de moda.
-¿Por qué te apartas del mogollón? -le preguntó Alí, acercándosele por detrás.
Había notado su aroma de mantecado de piñones antes de que hablase.
-No me siento cómodo con tus vecinos.
-No me extraña. Está gente sí que está vacía. Pero te conviene hablar todo lo que puedas. Creo que ya hay varios interesados en que les hagas retratos.
-Si el interés es genuino, se lo dirán a tu madre.
-De todos modos, vente a bailar, hombre. No me gusta que estés rondando como un fantasma.
-¿A bailar? ¿Sin pareja?
-Joder, Elías, qué rancio te pones a veces. Nadie baila con pareja. Venga, vamos.
Sin darle opción a seguir rechazándolo, Alí aferró fuertemente su brazo y le empujó hacia la pista instalada junto a la piscina. Juan Manuel y Rosa estaban bailando, puesto que ya mediaba la fiesta y no tenían que ejercer de anfitriones.
-¿Dónde te metes? -le saludó Rosa con expresión radiante.
-Me agobia un poco tanta gente.
-No te agobies, chico. Te vas a hacer rico. Hay lo menos doce mujeres que quieren que les hagas retratos y tres o cuatro hombres.
-¿En serio?
-Me están dando a mí las tarjetas para que les llames, pero fíjate si son encargos en serio, que todos me han pedido tu nombre para llamarte ellos. Están entusiasmados con nuestro retrato -Rosa señaló a Juan Manuel-. Mira, Elías, no sé cómo decirte lo que te agradecemos que lo pintaras. Es una verdadera obra de arte. No paran de elogiarlo.
Elías notó que el entusiasmo era verdadero. Sólo la proximidad de Alí, y la culpabilidad por lo que sentía, impidió que se le humedecieran los ojos de gratitud no sólo a sus anfitriones, sino a la vida misma.
-De esta fiesta, vas a sacar no menos de ciento cincuenta mil euros -dijo Juan Manuel-. Puedes suponer cuánto me alegro por ti.
A Elías no se le había ocurrido hacer cálculos.
-¡Tus problemas resueltos! -exclamó Alí-. Ahora, a bailar.
Le fue empujando hacia el centro de la pista, donde más gente había.
-Mira, Mavy, éste es Elías.
-¿Tú eres el pintor? -preguntó la muchacha-. ¡Qué pasada! Te felicito, oye. El retrato de Rosa y Juan Manuel es extraordinario.
-Bailemos los tres -dijo Alí.
-Huy, ¡qué pasada! -exclamó Mavy, mientras apoyaba su mano en la cintura de Elías.
También notó el pintor que Alí apoyaba la suya, pero situándola sobre la mano de la muchacha. La contradicción de sus emociones y su intensidad iban a hacerle reventar el corazón.

El piso de Málaga se hallaba en un lugar privilegiado, un edificio de catorce o quince plantas situado en una lengua de tierra que se adentraba en el mar, entre el puerto y la playa. Contra la descripción de Juan Manuel, se trataba de un piso muy amplio, cuyo enorme salón tenía ventanas hacia ambos panoramas, el portuario y el playero.
La habitación que iba a compartir con Alí durante un largo e insoportable mes y medio, era también muy grande, y las camas, colocadas en dos orientaciones diferentes, no estaban demasiado próximas entre sí, lo que tranquilizó al pintor.
El primer día, tras un recorrido agotador por la ciudad y sus espléndidos jardines, Juan Manuel dictaminó:
-Esta noche no vamos a salir. Estarás un poco cansado, ¿no, Elías?
-No particularmente. Me siento de maravilla.
-Estupendo -dijo Rosa-. Pero reserva las energías, porque mañana vamos a tener un día capaz de reventar a una mula. ¿Has oído hablar del Chorro de los Gaitanes?
-No.
-Ya verás -advirtió Juan Manuel.
-Lleva zapatos cómodos -aconsejó Alí.
-¿No sales esta noche? -preguntó Rosa a su hijo.
-No. Estoy un poco cansado y también quiero reservarme para mañana.
-¡Ah! Pero, ¿piensas venir también?
-Por supuesto.

Tras desnudarse, Elías se giró en la cama, dando la espalda al punto donde se situaba la de Alí, antes de que el muchacho volviera del baño.
-Elías, ¿duermes?
-No.
-¿No te apetece hablar?
-¿De qué?
-¡Yo qué sé! Hablar por hablar.
-No me parece que sea ése tu estilo.
-Venga, deja de hablarme de espaldas, reprimiendo algo que no tienes por qué reprimir a estas alturas y después de lo que hablamos.
Elías se giró lentamente. Sentía pavor, porque presentía lo que iba a ver. Contra lo que temía, Alí tenía una toalla anudada a la cintura; mezclado con el perfume de lavanda que acababa de echarse, exudaba un fuerte aroma a mango y melocotón. La piel, todavía levemente húmeda por la ducha, era un bombón helado de chocolate blanco. Viendo que había aceptado volverse de cara, el joven se sentó sobre la alfombra, apoyando la espalda en la cama de Elías.
-¿No decías que querías dormir para estar descansado mañana? -reprochó el pintor.
-No son más que las doce y media.
-Si yo fuera mal pensado, diría que estás provocándome.
-¿Por haberme sentado aquí? Siempre lo hago. Me encanta sentarme en la alfombra a escuchar música. ¿Qué música te gusta?
-Jazz.
-¡Qué coincidencia!. Tengo una colección estupenda.
Sin alzarse del suelo, a gatas, Alí se acercó al aparato de música y puso a sonar un disco de Duke Ellington.
-¿Te importaría acariciarme la cabeza? -pidió Alí.
-Coño, Alí. Me vas a obligar a volver a Madrid echando leches y no sé qué explicación podría darles a tus padres.
-¿No te acuerdas de que te dije que me tocases si te apetecía?
-Vamos a ver, Alí. ¿Tú te imaginas lo que yo sentiría tocándote, si fuera verdad lo que sugeriste aquel día en la terraza?
-No lo sugerí, lo afirmé. Y sí, me imagino lo que sentirías. Creo que te sentirías bien, y yo también. No tienes por qué dramatizar tanto. A mí me encanta que me hurguen el pelo.
-Creo que te sobra quien lo haga. Mavy, por ejemplo.
-Oh, sí, lo hace siempre que nos acostamos. Es como un vicio. ¿Sabes?, en la peluquería, cuando voy a cortarme el pelo, me empalmo siempre.
-Por favor, Alí, vete a dormir.
-¿Te pone nervioso que diga que me empalmo?
-Sí -Elías no pudo disimular el tono ronco de su garganta a punto de romperse en un sollozo.
-Pues no trato de que me acaricies el pelo porque quiera empalmarme. Me gusta mucho, de verdad. Mi padre y mi madre me revuelven el pelo, a veces durante horas, mientras vemos la televisión o cuando viajamos. ¿No te das cuenta de que todavía soy un niño?
-¿Un niño, tú? ¡Vamos, anda! Eres un diablo, con más kilómetros que el baúl de la Piquer. ¿A cuánta gente le has hecho lo mismo que me estás haciendo a mí?
-¿Qué estoy haciéndote?
-Volverme loco.
-¿Ves qué fácil ha sido decirlo? Es la primera vez que lo reconoces.
-Perfecto. Ya lo has logrado. Ahora, vete a dormir o haz lo que te salga de los cojones, porque por la mañana cogeré el tren de vuelta a Madrid.
-¿Y qué explicación le darás a mi padre?
-Ya pensaré algo.
Sin decir nada, Alí se giró para arrodillarse junto a la cama, cogió la mano de Elías y la forzó hasta posarla sobre su cabeza.
-¿Esto es malo? -preguntó.
-En cierto sentido.
-¿En qué sentido es malo que me toques la cabeza?
-Por favor, Alí; sé que eres un estudiante brillante y un chico más maduro de lo que corresponde a tus dieciocho años. No puede ser que no sepas el modo en que me afectan estas cosas. Se trata de cinismo o de algo peor que no consigo comprender.
Elías lo vio recular un poco, y temió que el muchacho hubiera percibido como insulto lo que no era más que un reproche defensivo. El fuerte brazo que había forzado el suyo como si nada pudiera resistírsele, parecía tenso como una catapulta a punto de dispararse. Pero no se trataba más que de un juego de su imaginación atormentada, como si estuviera ante espejos de feria que todo lo distorsionan. Ese brazo que había creído un arma que iba a ser disparada contra él, se enderezó y la mano de nata avanzó suavemente hacia su rostro para rozar ligeramente su mentón.
-Escucha, Elías, escúchame con atención, porque quiero que me entiendas con toda claridad. Yo soy un tío completamente normal, y tú también eres un tío completamente normal... ¿me sigues? -Elías asintió-. Los tíos normales se empalman, gozan, aman, discuten... Lo que no es normal es que repriman dolorosamente una erección, un orgasmo, el amor o las ganas de discutir. Yo creo que tuviste la crisis cardiaca porque te reprimes demasiado. Mi padre nos hizo muchas advertencias la noche antes de traerte a casa; nos dijo que todos teníamos que ayudar a que te restablecieras cuanto antes. Por eso, me dediqué durante varios días a observarte, y la conclusión que saqué es que, incomprensiblemente, porque eres un tío muy atractivo, te niegas a muchas cosas que no tendrías que negarte. Cuando me di cuenta de que te habías enamorado de mí, tuve mis dudas, no creas; soy un picajoso heterosexual sin remedio, pero tomé la decisión de colaborar a que fueras feliz. No creo que pueda sentirme demasiado cómodo haciendo el sexo contigo, pero si lo deseas, adelante. Te doy mi palabra de que haré todo lo posible por complacerte y que ello no va a causarte ninguna dificultad posterior. Quiero sinceramente que te sientas bien y, de momento, ¿por qué no haces que yo también me sienta bien? De verdad que me gusta muchísimo que me hurguen el pelo. Anda, acaríciame la cabeza.
Con los ojos cerrados, Elías movió la mano hacia el húmedo helado de avellanas que era el alborotado pelo de Alí. Notó que el muchacho se arrellanaba, escurriéndose en la alfombra, para disfrutar la caricia con comodidad.
-De aquí no pasaré ni ahora ni nunca, Alí. No reprimo lo que siento por ti, es que lo que siento es mucho más grande que el sexo, ¿comprendes? Para mí, tú no eres sólo tú, eres un prodigio intemporal que incluye la más hermosa amistad de mi adolescencia, la que tuvimos tu padre y yo, y abarca la familia que ya no tengo, la que no he creado y todo cuanto añoro de la belleza que no poseo. A menos que seas un simulador, un hipócrita y un farsante, estoy convencido de que tú eres un sujeto excepcional, que no sólo escapa y está por encima de mis medidas, sino que no existe la más remota posibilidad de que mi pensamiento pueda percibirte como un objeto de placer. De deseo, sí, pero no de placer.
-¿Cuál es la diferencia?
-La que hay entre contemplar el más espléndido paisaje durante horas y retorcerse en la cama por un orgasmo durante unos minutos. Tú eres el paisaje.
-Es lo más bonito que me han dicho nunca. Ojalá vivas siempre con nosotros.
-No lo resistiría, Alí.
-Tengo que conseguir que dejes de idealizarme como si yo fuera un dios, no es bueno para ti ese sentimiento. Cuando explote la pasión que hay en tus sentimientos, la tuya será una amistad maravillosa, que espero que dure toda la vida. Estoy convencido de que si hiciéramos sexo aunque sólo fuera una vez, conseguirías pasar a ese estadio de serenidad donde quisiera que estés.
Elías se mantuvo en silencio, sin dejar de enredar con los dedos el pelo de Alí. Acababa de comprender. Verdaderamente, no había nada sórdido en la vehemente obstinación del muchacho, sino la necesidad de obligarle a dejar de sentir unos deseos que él creía que se interponían entre ellos.
-Entonces, ¿qué decides?
-Mi decisión está tomada desde el primer día que descubrí lo que me haces sentir. Jamás habrá entre nosotros un contacto físico que no sea darnos la mano o esto que hago ahora.
-Me encanta. Estoy super relajado. Me voy a dormir.

Elías no estaba preparado para la magnificencia que encontró. El estrecho desfiladero del Chorro de los Gaitanes se abría entre rocas verticales de altura vertiginosa y parecía el pórtico de un mundo mágico, el pasadizo de entrada a un universo inventado para una película fantástica donde todo podía suceder, hasta lo imposible. Y lo imposible sucedió.
A través de un angosto camino/puente colgado con precariedad de una de las paredes de roca, sobre el vacío, circulaban delante Juan Manuel y Alí en animada charla, seguidos de Estela, a quien acompañaba un muchacho que ejercía de novio vacacional. Elías cerraba el cortejo, sujetando por la cintura a Rosa, que no paraba de hablar para rescatarse a sí misma del vértigo que el abismo le causaba:
-Aquí, hizo una película Frank Sinatra, que tuvo mucho éxito en su momento y que se llamaba "El expreso de Von Ryan" Imagina qué absurdo, este paisaje tan malagueño simulaba estar entre Suiza y Alemania.
-Este lugar es espléndido -ensalzó Elías-; merece una visita aunque hubiera que venir expresamente desde muy lejos.
-Le llaman el Caminito del Rey -informó Rosa-, porque lo hicieron para que pasara Alfonso XIII cuando vino a inaugurar el ferrocarril.
-Pues en vez de un camino para un rey -bromeó Elías-, parece hecho para que lo recorran grandes atletas.
A pesar de que iba varios metros por delante, Alí llevaba las antenas extendidas hacia atrás, pues comentó con voz sonora y tono críptico:
-... ¡o para enamorados!
Elías apretó los labios sin responder, porque sabía que la emoción podía delatarle. Rosa le miró con expresión algo amoscada antes de afirmar:
-Tengo la sensación de que no simpatizas con mi hijo.
Elías se estremeció.
-¿Por qué lo dices?
-Está clarísimo que te resistes como gato panza arriba a hacerle el retrato, noto que le rehuyes como si te repugnara acercarte a él y, cuando estamos comiendo, no respondes con un prodigio de cordialidad cada vez que Alí te habla, y hay veces que hasta parece que no le escucharas, como si le ignorases deliberadamente, igual que cuando una trata de que alguien note que no te cae bien. Si te soy sincera, no me sienta bien cuando veo que lo tratas con tanta antipatía.
-¿Eso parece?
-Pues la verdad que sí. Y si te soy sincera, no comprendo la razón de tu hostilidad, porque se nota de lejos que Alí te admira, que te venera... En cambio, tú... pareciera que creyeses que él es de lo peor que hay. Mira, Elías, considero que mi hijo es bastante excepcional; tal como están las cosas hoy día con los jóvenes, me parece una suerte que sea tan sano, tan deportista... y en cuanto a los estudios, no es que lo diga yo por amor de madre, es que lo demuestran las notas. Tienes que estar de acuerdo con que Alí está por encima de la media.
-Estoy completamente de acuerdo.
-Entonces, trátalo un poco mejor, hombre, qué te cuesta. No le rehuyas como si te rechinaran los dientes cuando se te acerca.
Ante la encendida defensa que Rosa estaba haciendo de Alí, Elías se preguntó con un nudo en el pecho cuál sería su actitud, como reaccionaría si conociera los sentimientos reales que reprimía bajo los gestos fingidos de indiferencia. La situación era sorprendente, prácticamente imposible. Rosa le estaba pidiendo, casi suplicándole, que fuera más amable con Alí, mientras el alma le pedía a gritos ser absolutamente amable con él.

Las vacaciones iban a acabar produciéndole un nuevo amago de infarto a Elías. Las noches que Alí no permanecía hasta el amanecer fuera, con sus amigos y novias ocasionales, invariablemente se sentaba sobre la alfombra y le forzaba a acariciarle el pelo.
Siempre, después de la ducha y, a veces, también de madrugada, cuando volvía de sus francachelas antes de lo acostumbrado, fingiendo al principio una embriaguez que en seguida descubría Elías que era falsa. En estas ocasiones, salía desinhibidamente del baño sin cubrirse con la toalla, como si se tratara de un descuido producto de la falsa borrachera. Actor experto al fin al cabo, Elías sabía reconocer los trucos de un mal comediante, la falsedad de un tambaleo mal interpretado, un balbuceo que desaparecía a la primera oportunidad de pronunciar una réplica coherente, unos ojos entrecerrados que sabía que le estaban examinando con la atención de un cazador. Al verlo llegar desnudo desde la ducha, Elías desviaba su mirada aunque todos sus sentidos estaban maravillándose y dando gracias al cielo por la perfección de escultura renacentista de alabastro, por la simetría incuestionable de un cuerpo donde nada sobraba aparte de la hermosura. Resplandecía como gotas de rocío amanecidas sobre pétalos de rosas de té, olía de lejos a promesa de éxtasis y el movimiento de sus miembros sonaba a música cósmica. Jamás se concedió mirar directamente el pene que Alí exhibía jactanciosamente, aunque sospechaba Elías que, antes de salir del baño, se había acariciado para magnificarlo. Los párpados entrecerrados de Alí en su simulación de embriaguez no paraban de acechar un gesto que significase la rendición.
A pesar de tales escenificaciones, siempre sin resultado, el joven eludía casi siempre volver a hablar de la conveniencia de un encuentro sexual, porque veía la determinación con que Elías rechazaba tal posibilidad. A veces, sin embargo, probaba argumentos nuevos:
-Creo que una persona de tus características y las de mi padre, sumadas, sería el padre ideal.
-Tu padre ya es ideal tal como es.
-Pero quisiera que tuviese también muchas de las cosas que tienes tú.
-Nadie es perfecto.
-Me gustaría abrazarte como si fueras mi padre. Un abrazo no tiene importancia y creo que a ti te apetece.
-Deja esa monserga, por favor.
-Es que vamos a pasarnos toda la vida en este plan, Elías. Si no superamos esta cuestión, va a haber siempre un obstáculo entre nosotros.
-No tienes ninguna necesidad de eliminar ese obstáculo. Yo soy una persona mayor, tan mayor como tu padre, y tú no me necesitas para nada. No hay cabida para mí en tu futuro.
-¡Cómo te equivocas!
A esas alturas del verano, Elías había decidido ya abandonar la casa al regreso. Estaba seguro de que Juan Manuel le daría un préstamo respaldado por lo que le iban a pagar por los diecisiete cuadros que tenía apalabrados, y podría alquilar un estudio donde no sufriera interferencias tan estremecedoras.
Elías llegó a una conclusión que no favorecía del todo a sus anfitriones: El dinero no había sofisticado ni convertido en un esnob a Juan Manuel, lo cual no estaba seguro de que fuese una desventaja.
Faltaban sólo dos días para el regreso a Madrid, cuando su riquísimo amigo propuso lo más tópico que Elías podía imaginar: Cenar y asistir al espectáculo en el casino, jugar luego un poco y pasar el resto de la velada bailando. Dado que Estela sólo tenía diecisiete años y no le permitían la entrada, su padre le dio licencia para programar la noche con sus amigas, lo mismo que a Alí, para que su hermana no se sintiera postergada. Pero contra lo que su padre esperaba, el joven exclamó:
-¡Estupendo!, iré con vosotros.
-¿Seguro que no prefieres ir a la discoteca con tus amigos? -preguntó Juan Manuel, asombrado.
-Anoche me llevé un malrato -repuso Alí-. Uno de ellos quiso que yo esnifara cocaína.
-¡Tú! -exclamó Juan Manuel, indignado-. ¿Quién era el que tenía esa porquería, alguno de nuestros vecinos?
-No lo conoces, papá.
-¿Seguro? Mira que es un asunto muy grave y tendría que hacer averiguaciones sobre ese chico. No vuelvas a verlo.
-No hace falta que me lo digas, papá. Sé muy bien lo que tengo que hacer.
Elías sonrió. Juan Manuel no conocía verdaderamente a su hijo. Intuía que la escena de la cocaína muy bien podía no haber sucedido, ser un invento. La exhibición de virtud que estaba haciendo el muchacho era fingida o exagerada deliberadamente, con un propósito que el pintor intuía: su personalidad trepidante y su celosa independencia exigían que confiasen ciegamente en él las dos únicas personas que tenían derecho a controlarle. Ante sus padres, el chico resultaba demasiado perfecto para ser natural. Repelente de tan perfecto.
Tras la cena y el espectáculo, Juan Manuel perdió en el casino una cantidad que a Elías le pareció extravagante, lo mismo que a Rosa, que le obligó a abandonar la mesa de baccará y se fueron los cuatro a la sala de baile.
Elías contó los tragos que Alí bebió: cinco, lo que no pareció inquietar a sus padres, aunque a él se le rompían todos los esquemas, tanto los que había elaborado sobre la habilidad de Juan Manuel y Rosa para educar a sus hijos como los que colocaban en un pedestal la inteligencia y el rigor de Alí. Aunque la pareja parecía haber relajado los controles por encontrarse en vacaciones, que un deportista de dieciocho años bebiera cinco tragos largos de alcohol en una noche le parecía a Elías una atrocidad que le causaba dolor. Sobre las cuatro y media de la madrugada, el muchacho dijo:
-Estoy mareado. Creo que voy a vomitar. Elías, ¿me puedes acompañar al baño?
El pintor leyó en la mirada de Rosa el ruego de que aceptara.
-¿Por qué coño has tenido que beber tanto? -preguntó Elías cuando la puerta del baño se cerró tras ellos.
-No me regañes, cojones. Tengo una espina.
Elías apretó los labios y retrocedió para abortar el abrazo con que Alí iba a envolverle.
-¿Como la de Machado? Recuerda lo que dijo el poeta: si te arrancas la espina, no sentirás el corazón.
-Si tú me arrancas la espina, sentiré el corazón mucho más que ahora.
-Eso es una estupidez que no piensas verdaderamente.
Alí no respondió. Corrió hacia el excusado pasa soltar lo que su joven y saludable cuerpo no estaba dispuesto a asimilar. Tras enjuagarse la boca y refrescarse la cara en el lavabo, rogó:
-Vamos a la playa, Elías, por favor. La brisa del mar acabará de despejarme.
El pintor se dejó llevar por los empujones afectuosos del muchacho, que le colocaba sus fuertes manos en la cintura con un asombroso y desconcertante aire de posesión. Bajaron a la zona hotelera del edificio para salir a la estrecha playa. No había luna, pero el tranquilo y rumoroso mar de Alborán reflejaba el firmamento como en un espejo, duplicándolo.
-Ahora, ya es una cuestión de amor propio -dijo Alí.
-¿El qué?
El joven forzó la presa con que sus manos abarcaban la aún estrecha cintura de Elías, tratando de que sus cuerpos entrasen en contacto, para que sintiera que su naturaleza se hallaba expectante y dispuesta. Elías le dio un empujón suave y se alejó unos metros.
-¿Qué es lo que pretende tu amor propio, Alí?
-Que tengamos sexo de una vez, cojones. A estas alturas, ha llegado el momento de ver quién de los dos puede más. Porque si hubieras aceptado la primera vez que te lo propuse, habría sido un simple trámite y, después, todo hubiera sido natural y tranquilo y hubiésemos pasado página. Ahora, con tantas negativas, tantas huidas como si fueras un chica calientapollas que en fondo quiere lo que finge no querer, el asunto ha llegado a obsesionarme. Llevo cerca de dos semanas sin ganas de follar, cojones, porque hacerlo contigo es una cuenta pendiente que me incapacita para todas las oportunidades que me surgen a diario.
-Otras veces, cuando dices cosas tan absurdas como ésas creo que estás loco. Ahora, sé que estás borracho.
-No, Elías, ya no estoy borracho. Mira.
De un salto, se colocó boca abajo y recorrió haciendo el pino unos doce metros sobre la arena. Al volver a saltar para recuperar la posición normal, cayó sobre el rebalaje, mojándose los zapatos y el pantalón del smoking.
-¿Nos bañamos? -sugirió Alí.
-Haz lo que te apetezca. Yo no quiero bañarme ahora.
-Coge el traje, para que no se ensucie en la arena -pidió el muchacho mientras comenzaba a desnudarse.
Elías se obligó a mirar hacia otro lado cuando se despojó del calzoncillo y movió las caderas para que fuese notorio el péndulo endurecido. Alí buscó los ojos evasivos del pintor; como no encontró la devolución de una mirada con la que hacía un último intento de conseguir un asentimiento, frunció los labios y corrió a zambullirse. Elías volvió a mirarlo sólo cuando escuchó el ruido de la zambullida y de sus brazadas vigorosas, que le llevaron mar adentro hasta perderlo de vista.
-¡Alí, vuelve, por favor! –gritó Elías hacia la oscuridad vacía, convertido de repente en un ciclón de dolor y arrepentimiento.
Echó a andar mar adentro, gritando el nombre de Alí con la garganta rajada por el dolor y la desesperación. Transcurrieron los minutos sin verlo regresar y el pintor se sentía impelido a avanzar mar adentro, llegar hasta él empujado por los delfines, agarrarlo del pelo para castigar su osadía de ángel que ignoraba el pecado, estrujar su determinación de héroe mitológico que no conocía el miedo ni los convencionalismos, morder a besos su boca para que no volviera a machacarle el alma con reproches por no hacer lo que no podía hacer. Sus alaridos, progresivamente aterrorizados, fueron oídos desde el hotel. Cundió la alarma y pronto se llenó la playa de gente. Cuando varios de los empleados se echaron al agua y consiguieron que Elías volviera a la seguridad de la arena, Rosa lloraba y Juan Manuel no paró de reprocharle, con aspavientos que parecían querer romperle la cara, haber consentido que su hijo hiciera una locura de esa magnitud. Elías no fue capaz de decir lo que pensaba, que la personalidad de Alí no encajaría en ninguna circunstancia un ruego que le hiciera cambiar de idea. De ninguna idea.
Las tareas de salvamento, organizadas por la Guardia civil y la Cruz Roja, comenzaron una hora y cuarto después de que Alí se lanzara al agua. Recorrieron durante horas con las dos zodiacs la zona del mar más próxima a la playa y sólo al amanecer acudió el helicóptero. Las horas pasaban, el día avanzaba y una verdad se hizo evidente para todos: la búsqueda era inútil.
Elías sentía deseos de morir, internarse mar adentro como Alfonsina Storni, hasta donde cantan las caracolas, hasta la profundidad donde el cuerpo adorado del ser más singular y prodigioso que conociera en su vida había encontrado un sudario. ¿Por qué se había negado a algo que, a fin de cuentas, no habría representado una ofensa verdadera a Juan Manuel, puesto que el joven había insistido tanto? Si lo hubiera consentido, si le hubiera permitido compartir el placer del arrebato que pudo ser un encuentro sexual entre ambos, seguramente no habría encontrado la muerte en el mar, ni siquiera habría sentido el impulso de nadar a esas horas hacia el abismo.
Había sido un estúpido. Eligiendo lo más difícil, lo más supuestamente heroico, había optado mal, porque había propiciado la muerte de Alí. ¿Cómo iba a poder librarse de esa culpa? ¿Era comparable la magnitud de este pecado con el que habría representado insultar a Juan Manuel mediante el goce erótico con su hijo? No, ahora era verdaderamente culpable, ahora sí que se trataba de un hecho abominable, el peor error que había cometido en su vida, puesto que no sólo había pecado de soberbia al rechazar lo que tan generosamente se le ofrecía; también había pecado de avaricia por querer salvaguardar una integridad que nada valía y, sobre todo, había pecado de falta de caridad hacia los padres del muchacho y hacia él mismo. El mar estaba derritiendo un prodigio, un ídolo destinado a asombrar al mundo y él era el único responsable, ya que habría podido evitarlo con sólo permitir que su mano materializara la caricia que ansiaba. Nunca podría restablecerse de este dolor. Ahora, sí era verdaderamente culpable.
Dando por fracasada la búsqueda, los guardias y los voluntarios de Cruz Roja recogieron los instrumentos. Perdieron de vista el helicóptero sobre el acantilado y el matrimonio y Elías entraron pesarosamente en el coche que les llevaría de vuelta a casa.

Cuando Rosa abrió la puerta, el teléfono estaba sonando. Inmediatamente después de responder, dio un grito.
-¡Lo han encontrado!
-¿Vivo? -aulló Juan Manuel.
-No me han dado seguridad. El helicóptero lo ha localizado mucho más lejos de lo que esperaban. Ahora lo llevan para el hospital.
Volvieron a salir, acompañados de Estela, y Juan Manuel condujo nerviosamente rumbo al centro sanitario.
-Está en reanimación -les informó el médico-. Por un punto, una petaca.
Los cuatro montaron guardia ensimismada durante cinco horas. Juan Manuel se había adormecido en un sofá de la sala de espera, Estela dormía a pierna suelta y Rosa parecía estar en trance, con los ojos enrojecidos pero sin reflejos en la mirada. Elías saltó cuando vio que el médico se acercaba.
-Es un muchacho muy fuerte. Sobrevivirá. Tiene que estar al menos veinticuatro horas en la UCI, pero el peligro ha pasado ya.
Fueron haciendo guardia en dos turnos, Juan Manuel y su hija y Rosa y Elías, a la espera de que Alí recuperase el conocimiento. Cuando ocurrió y la enfermera vino a avisarles, era medianoche, los otros tres dormían y Elías prefirió no despertarles porque necesitaba hablar sin testigos. Corrió hacia el cubículo lleno de aparatos y pantallas de control. Una máscara de oxígeno cubría la mayor parte del hermoso rostro de Alí; cuando el chico notó que se acercaba, tensó el elástico y alzó el plástico para decir:
-Por poco.
-Perdóname, Alí.
-Perdóname tú por darte este disgusto.
-Sería un desgraciado el resto de mi vida si te hubieras muerto.
-Te lo habrías ganado, por imbécil.
-Sí, estoy de acuerdo. ¿Qué tenías en la cabeza cuando te alejaste tanto de la playa?
-Sólo quería impresionarte. De repente, me di cuenta de que no me quedaban fuerzas para volver, y me limité a flotar, a la espera de que ocurriera un prodigio.
-Todo lo tuyo es siempre un prodigio.
-¿Tú crees?
-Nunca en mi vida he estado más seguro de algo.
-¿Seguirás negándote a que nos libremos de la barrera que el sexo pone entre nosotros? Di que sí, Elías, por favor, yo te necesito entero, me desespera la mampara que pones cuando me acerco a ti. ¿Tendremos sexo una o varias veces, para que podamos ser amigos sin que temas el deseo ni yo tema tu esquivez?
-Sí.